thumbnail Hola,

Nuestro columnista nos ofrece su punto de vista sobre la actualidad del equipo azulgrana

 

Edu Polo
 Goal Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

A cinco días del desenlace de la Liga, crece la teoría que el campeón debe ser el Atlético de Madrid, puesto que merece el título mucho más que el Barça. Me gustaría que alguien me explicara cuál es el baremo para decidir que un equipo merece el título más que el otro, si después de 37 partidos los dos llegan a la última jornada con opciones de ser campeón. Es obvio que la temporada que está realizando el Atlético tiene mucho mérito, pero el Barça también merece ganar la Liga.

El conjunto azulgrana ha sido el líder del campeonato durante más jornadas que nadie, tras un año muy complicado que empezó con un cambio de entrenador por motivos de salud en plena pretemporada y en el que han pasado un sinfín de cosas, casi todas extradeportivas. Desde la investigación de Haciendaa Messi, hasta el fallecimiento de Tito Vilanova, pasando por la dimisión de Rosell, la imputación del club por parte de la Audiencia Nacional, los contratos de Neymar , las despedidas de Puyol y Valdés, varias lesiones graves o la pérdida del hijo que esperaba Iniesta. En un año plagado de desgracias y malas noticias, tiene mucho mérito que el Barça llegue a la última jornada con opciones de ser campeón y dependa de sí mismo. Por eso me parece muy injusto que haya quién diga que el Barça no merece el título. Si un equipo gana el torneo de la regularidad tras 38 jornadas es porque lo merece más que el resto. Y más si ha pasado por todo lo que ha pasado este año la plantilla azulgrana.

A una sola jornada de acabar el campeonato, volveré a hacer una comparación que hice meses atrás y que no convenció a mucha gente, pero reitero lo dicho. Cada vez encuentro más similitudes entre la etapa barcelonista del Tata Martinoy la de Bobby Robson. Uno ha convivido con la sombra de Guardiola como el otro lo hizo con la de Cruyff y ambos representan un estilo de fútbol que no es lo que buscaba el Barça. Son técnicos capaces de triunfar y ganar títulos, pero no de convencer. Y ambos vieron aparecer a Van Gaal y a Luis Enrique cuando el equipo aún se estaba jugando buena parte de la temporada.

Martino volverá a Argentina y en Barcelona nunca sabremos realmente a qué quería jugar el argentino. Quizás gane una Liga, cierto, pero su legado futbolístico en clave azulgrana quedará desierto. No sabremos si su idea era la de los cuatro pequeños, por la que apostó en los partidos importantes, o la de los dos extremos, con la que empezó y acabó la temporada. Como tampoco sabremos si quería que Messi participara mucho en el juego o no, o si realmente creía en Iniesta. Llegó tarde y se marchará antes de tiempo, superado por la grandeza del club y de la plantilla.

Eso no quita que se hayan cometido muchas injusticias con Martino. La semana pasada se le machacó por organizar una barbacoa y dar fiesta a la plantilla a 48 horas del partido de Elche. Quizás los que le criticaron por ello habían olvidado que Guardiola siempre organizaba una comida la semana del clásico y les daba descanso a dos días de jugar frente al Real Madrid.  Entonces nadie decía nada y además el equipo ganaba a los blancos. Me temo que dejar de entrenar un día o organizar un asado a estas alturas de temporada es lo de menos.

P.D.: Si el Barça finalmente es campeón, en parte lo será gracias a la prima de dos millones que según algunos el Real Madrid le pagó al Levante por ganar al Atlético. Bartomeu debería darle las gracias a Florentino.

 

Get Adobe Flash player

 

Artículos relacionados