Lo mejor de la Premier League 2013/14

¿Quién ha sido el mejor jugador?¿Y el mejor entrenador? Repasamos todo lo que nos deja el final de la liga inglesa

Se acabó la temporada en la Premier con el Manchester City como campeón de su segundo título en tres años. En Goal repasamos lo mejor que nos ha dejado la liga inglesa en una temporada para el recuerdo:

Mejor jugador: Luis Suárez


La campaña del uruguayo ha sido un verdadero espectáculo. Máximo goleador del campeonato con 31 goles y máximo asistente con 21 pases de gol en una temporada de récord. Ha formado la mejor pareja de delanteros del año junto a Sturridge, y gracias a ello el Liverpool casi conquista la Premier League. Sus lágrimas después de que el Crystal Palace les empatara en el último suspiro quedarán para la historia de esta competición. Pese a no ganar el título, su temporada permanecerá en el recuerdo.

Mejor entrenador: Tony Pulis


El ex del Stoke llegó al Palace en la jornada 11, tras unos números terribles del conjunto londinense, con sólo 4 puntos en la clasificación. Las apuestas iban encaminadas a si serían el equipo que descendería más rápido en la historia de la Premier. Ese era el panorama con el que se encontraba Pulis.

La losa era importante, y de hecho en enero el equipo seguía como último clasificado. Pulis les llevó a creer, les levantó de donde no se podían levantar. El galés montó un equipo defensivamente muy estable y con chispazos arriba. El resultado, 41 puntos en 26 jornadas que han salvado a un equipo absolutamente muerto. Incluso encadenaron 5 victorias consecutivas entre los meses de marzo y abril. La heroicidad de Pulis le convierten en el manager del año.

Jugador revelación: Adnan Januzaj


La mejor noticia de la temporada en el Manchester United. En un año marcado por la llegada de David Moyes y su despido antes de que terminase el curso, el belga ha sido la gran aparición de esta Premier League.

El joven zurdo de tan sólo 18 años irrumpió con fuerza a comienzos de campaña con un doblete que daba la victoria a los Red Devils ante el Sunderland. Desde ahí, no ha parado de encandilar a una afición que ve el futuro de Old Trafford en sus botas. Rápido, desequilibrante y con una magnífica conducción de balón, el United y Bélgica tienen crack para rato.

Mejor jugador español: David Silva


El canario ha cuajado su temporada más regular en la Premier y se ha acabado proclamando campeón. La llegada de Pellegrini y su estilo de juego han beneficiado al fútbol del español, que ha sido pieza fundamental en el título de los Citizens. Su calidad y su visión, unido a otros jugones de la talla de Nasri, Touré o Agüero han dejado grandes momentos y un precioso juego asociativo en el Etihad durante todo el año. Sin duda, el mejor jugador español de esta Premier League.

Mejor gol: Wayne Rooney ante el West Ham 


El delantero inglés recibía el esférico en mitad del campo, pudiendo armar el contragolpe. La pelota botaba y Rooney ya le había ganado la partida a Tomkins, pero los genios tienen este tipo de cosas. Wayne vio a Adrián adelantado, armó la pierna y sacó un disparo desde 40 metros que superaba al meta rival.

El punta de los Red Devils emulaba así a otro mito de Old Trafford como David Beckham, que precisamente veía el partido en las gradas de Upton Park. Un golazo que además cuenta con un matiz histórico.

El tanto de Wilshire ante el Norwich tras una sensacional combinación colectiva también podría ser elegido como gol de la temporada.


Momento del año: El resbalón de Steven Gerrard


Si esta Premier ha contado con tanta emoción y tanto seguimiento desde todo el mundo, uno de los motivos tiene nombre y apellidos: Steven Gerrard. El capitán de los Reds nunca ha logrado el título desde que debutara en 1998 con la zamarra del Liverpool.

Este año era posible, lo tenían en la mano y todo el mundo apoyaba al gran capitán del Merseyside. Pues bien, en el partido que definía muchas de las opciones de los de Brendan Rodgers para alzar el título, el conjunto de Anfield resbaló, resbaló con su capitán.

Un fallo en el control de Gerrard provocó la jugada de gol de Demba Ba, que a la postre sería definitiva para que el Chelsea arrebatara el partido a los Reds. ¡Vamos a ganar esto!, gritaba el capitán tras la victoria ante el City un par de semanas antes. El destino no entiende de crueldad. La Premier le debe sigue debiendo una a Steven Gerrard.