thumbnail Hola,

Tras unos años en los que el modelo azulgrana ha sido intocable, llegó el momento de hacer cambios profundos

A falta de 3 jornadas para que termine la temporada del Barcelona, desde hace ya algunas semanas se preparan los cambios que se han de realizar en la plantilla de cara al próximo curso. Gerardo 'Tata' Martino, aunque hace poco tiempo dijo que siempre cumple con sus contratos podría tener ya más de un pie fuera del equipo y es que el presidente Josep Maria Bartomeu dijo públicamente que hablaría con el entrenador al finalizar la temporada, lo que supone que finalmente se le rescindira el contrato cuando ambas partes alcancen un acuerdo mutuo. Hasta ahora, el principal candidato a suplirle es Luis Enrique, aunque 'Lucho' ha sido siempre el 'principal candidato' desde que Pep Guardiola se marchó del Club y nunca ha habido un acercamiento para ficharlo, pero habrá que esperar a ver si esta vez sí es la buena.

La portería del Barcelona ya cuenta con el sustituto de Valdés, Marc-Andrè ter Stegen no tardará en ser anunciado, será quizás el primero en oficializarse, pero aún no está claro si el reemplazo de Pinto será Olier Olazábal o Masip. Sin embargo, todo parece indicar que quedará en alguno de ellos y no se pretende fichar a un nuevo guardameta además del alemán del Borussia Monchenglädbach. En la defensa, parece que llega lo más complicado. Se dice que Dani Alves estaría con un pie en el PSG y en la secretaría técnica del Barcelona ya también se trabaja en el que sustituirá a Carles Puyol. El nombre más fuerte es el de David Luiz quien esta temporada ha tenido poco protagonismo en el Chelsea de José Mourinho y siempre ha gustado en Can Barça por tener un estilo muy físico e invencible como el mismo Puyol. El brasileño podría haber desembarcado en Barcelona hace un año, pero finalmente se decidió que lo mejor era esperar el regreso del capitán tras sus última cirugía de rodilla.

En el centro del campo, los movimientos podrían ser importantes o tal vez no tanto. Para Zubizarreta, es el momento de que Sergi Roberto dé el salto, pero el futuro de Cesc Fàbregas es incierto. El de Arenys de Mar podría recibir una nueva oportunidad esta temporada, aunque la decisión no es del total agrado de los aficionados culés, pero es que su polivalencia es muy difícil de encontrar en un jugador y aún se tiene confianza, con los retoques en el estilo de juego que pueda terminar de acoplarse. Quien parece tener muy clara su salida es Alex Song porque en dos temporadas no logra conectar con el juego del equipo y no tiene el protagonismo deseado, dejando mucho que desear a la hora de sustituir a Sergio Busquets que este curso ha dado un salto enorme respecto a su rendimiento. Javi Martínez gusta, pero su llegada está muy lejana, aunque él así lo quisiera y en el Club estarían encantados, pero a menos que tenga una cláusula que le permita salir del Bayern de Múnich, tal vez por la escacez de minutos como titular este curso, su desembarco en Barcelona es casi imposible.

La delantera parece que tampoco pasar por intocable. Pedro, quien con Martino no es un titular fijo y es claro que está en su mejor momento para destacar dentro o fuera del Club podría ver su salida si no se le garantiza que la próxima temporada volverá a ser el titular de antes. Alexis Sánchez por su parte parece que no tendrá problemas en permanecer en el equipo blaugrana, aunque siempre habrá algunos que insistan en que el chileno debe irse, la realidad es que el tocopillano ha hecho una muy buena temporada, mejor que la de Neymar si pretendemos definirlo en pocas palabras. Las cualidades de Alexis, al igual que las de Pedro no abundan el mercado, la diferencia es que el canario buscaría mayor protagonismo en otro equipo, mientras que Alexis está conforme y contento con su papel en el Barcelona, donde ya se entiende mas con Lionel Messi.

El Barcelona cuenta con un presupuesto de 120 millones de euros para este verano, en el club están conscientes de que es momento de realizar los retoques que no se hicieron antes y que esta vez están cobrando factura. No se hará una revolución, dijo el presidente, pero la renovación será profunda porque así lo exige el fútbol mundial para permanecer en lo más alto de Europa. Pero más allá de los fichajes que se hagan o no, se habrá de hacer un profundo análisis sobre la posesión del balón, porque esta técnica parece que ya está bien estudiada por todos y ya no rinde sus frutos como antes. Los éxitos del Barcelona ya no sólo dependen de los fichajes o del técnico, sino también de una renovación en el estilo.

 

Relacionados