thumbnail Hola,

Por primera vez en tres años, la permanencia puede encarecerse. Los bajos registros de puntos de los últimos clasificados en este periodo contrastan con los récords de los primeros

Por Jorge Moreno
Las dos últimas temporadas, la salvación se ha abaratado progresivamente en Primera División. Desde 2011, los puntos requeridos para evitar el descenso a la Liga Adelante siempre han sido menores que en la campaña precedente. Desde los 44 puntos que consiguió el Mallorca para seguir un año más en la primera categoría en la temporada 2010/11, se pasó a los 42 de la 2011/12 (conseguidos por el Granada) y a los 37 de la última campaña, cuando el Celta de Vigo salvó la categoría con solo 37 puntos.

Cierto es que hace dos temporadas fueron necesarios más puntos que en ninguna otra campaña de esta década (desde la 2003/04) para evitar el infierno de segunda, pero la cosecha del conjunto vigués en la temporada precedente fue la menor de ese mismo periodo sin perder el sitio en la élite (junto con los también 37 conseguidos en la 2009/10 por el Málaga).

Una dinámica que podría cambiar esta temporada. A falta de cuatro jornadas para el final de la competición, la salvación la marca el Real Valladolid con 32 puntos, al igual que el Getafe (que se mantiene en la zona descenso), por lo que deberían sumar solo dos victorias antes del final de la temporada para superar los 37 del año pasado. Sin embargo, en caso de no conseguirlo, algo que no parece demasiado probable, teniendo en cuenta lo apretado de la clasificación en esos puestos y lo que se juegan ambos equipos, se producirían tres disminuciones consecutivas en los puntos requeridos para mantenerse en La Liga por primera vez esta década.

El último clasificado, por su parte, no podrá superar los conseguidos por el vigésimo clasificado del pasado año. 22 acumula el Real Betis, y solo si ganara todos sus partidos hasta el final de la liga igualaría los 34 del Zaragoza en la 2012/13. No en vano, solo ocho equipos en la historia de La Liga habían llegado a la jornada 34 con 22 puntos (los actuales del Betis) o menos (tres puntos por victoria).

Esta escasez de puntos y, por tanto de buenos resultados, contrasta con los amplios márgenes que han manejado los equipos de cabeza en las últimas campañas. En las dos últimas temporadas (las que viene siendo cada vez menor el número de puntos requeridos para seguir en Primera) el campeón ha conseguido la cifra récord de 100 puntos y las diferencias entre líder y último equipo salvado también han ido aumentando progresivamente: de los 52 de la 2010/11 entre Barcelona y Mallorca se pasó a los 58 entre Real Madrid y Granada y, finalmente, a los 63 entre Barcelona y Celta del pasado año. Son cifras que nos hablan de las enormes diferencias que la crisis económica ha dejado en nuestra liga, en la que  las distancias entre grandes y pequeños parecen inabarcables, más propias de equipos de distintas categorías que de rivales directos.

Este año, en cambio, el campeón ya no llegará a los 100 puntos (como mucho, el Atlético podría conseguir 97) y, aunque parece que este año la permanencia se encarecerá, habrá que esperar a analizar esta dinámica en próximas campañas para saber si podemos empezar a creer en una nueva época en la competición, en la que los grandes no den por hechas sus victorias y los pequeños no solo sueñen con derribar a los titanes de la categoría. Una liga en la que las sorpresas puedan llegar en cada jornada. En definitiva, una liga más atractiva.

Artículos relacionados