thumbnail Hola,

El galés ha sabido adoptar el rol de actor secundario durante muchos meses, pero ahora se siente preparado para ser protagonista, esté o no Cristiano Ronaldo en el campo

Jerad Leto y Matthew McConaughey fueron premiados como mejor actor de reparto y mejor actor principal, respectivamente, en la última gala de los Oscars por sus papeles en Dallas Buyers Club. Leto tardó en aparecer dentro de la película, pero durante algunos instantes se comió la pantalla y pareció incluso ser el gran protagonista de la cinta.

En el mundo del fútbol suceden, de vez en cuando, situaciones parecidas. Gareth Bale, que llegó al Real Madrid por cien millones de euros pero con la etiqueta de actor secundario dada la imponente presencia de Cristiano Ronaldo, ha sabido dar un paso hacia delante y convertirse en crack entre cracks.

La lesión del astro portugués obligó a Bale a asumir un rol al que no estaba acostumbrado. Durante meses, su papel en el equipo blanco se limitaba a dejar su sello en un importante número de goles -que no es poco- y desnivelar en algunas acciones, aunque no era el encargado de decidir partidos o echarse al equipo a la espalda. Sin CR7 sí ha sabido hacerlo.

Sin ir más lejos, el ex del Tottenham decantó la final de Copa con una extraordinaria acción individual que contó con potencia, velocidad, control, sangre fría y definición. Marc Bartra, uno de los mejores del Barcelona aquella noche, quedará siempre en la memoria como el central que no supo frenar la galopada del galés.

Bale llevaba trabajando su papel varias semanas y supo ofrecer la versión definitiva en Mestalla. De secundario a principal en poco tiempo. Cristiano lo celebró en la grada, consciente de que su hueco en el campo había sido ocupado por la persona adecuada.

Ahora llega el turno de la Champions League. Con o sin CR7, el '11' blanco volverá a asumir un rol de liderazgo. En solitario si no está el portugués y compartido si finalmente juega el actual Balón de Oro. Uno o dos actores principales en una película de 180 minutos. Gana el espectador.



Artículos relacionados