thumbnail Hola,

Ambos equipos han tenido sus problemas antes de la final pero, ¿quién se verá más afectado? Goal habló con expertos antes del partido de Mestalla

ANÁLISIS
De Ben Hayward | Escritor de fútbol español

El gran día ha llegado. Real Madrid y Barcelona se enfrentan en la final de la Copa del Rey este  miércoles en Mestalla, y ninguno de los dos puede presumir de llegar en las mejores condiciones al encuentro.

El Madrid fue campeón la última vez que los dos equipos se enfrentaron en una final de la competición copera (en 2011, también en Mestalla), pero no podrá contar con el hombre que marcó el gol esa noche y su mejor futbolista, Cristiano Ronaldo. Además, el equipo de Carlo Ancelotti ya ha perdido dos veces ante el Barça esta temporada.

Pero el Barcelona también tiene sus problemas. Los azulgranas llegan a esta final después de la peor semana de toda la temporada, y es que vienen de caer eliminados de la Champions League ante el Atlético de Madrid y de casi despedirse de la Liga tras la derrota ante el Granada. La eliminación de Champions fue considerada por Martino como un "fracaso", mientras que Martín Montoya admitió que los jugadores están "bastante jodidos mentalmente" después de la derrota en Andalucía.

¿Tendrá la final de 2011 algún efecto en el partido del miércoles? ¿Podrá vivir el Madrid sin Cristiano Ronaldo? ¿Cómo se opondrá el Barça a sus problemas? ¿Cuál de los dos equipos tiene ventaja psicológica?

Para responder a todo eso y más, Goal ha hablado con la respetada psicóloga deportiva Patricia Ramírez. Ella hizo un ejercicio con sus alumnos en el programa de Masters en el ISEP de Barcelona.

Esto es lo que dijeron...


¿Afectarán las dos últimas derrotas en los Clásicos al Madrid?


Aunque el histórico de partidos contra el Barça sea desfavorable al RM esta temporada, los resultados de ambos equipos en los últimos partidos son los que pueden marcar la final de Copa. EL RM llega tras pasar a semifinales de Champions y golear al Almería en Liga (resultado contundente que lo devuelve a la segunda posición y abre de nuevo la opción de conseguir el campeonato, aunque sigue sin depender de él mismo). Por su lado, el Barcelona ha sufrido dos derrotas muy dolorosas que lo han dejado fuera de la Champions y lo han relegado a la tercera posición en la Liga, no dependiendo de él mismo para conquistarla. Estos últimos acontecimientos pueden marcar la diferencia entre ambos equipos: uno llega con las ilusiones renovadas; el otro con el ánimo decaído.

Por lo tanto si nos fijamos en los últimos resultados, es cierto que el Madrid ha perdido los dos últimos clásicos. Sin embargo, si nos fijamos en el rendimiento, el último enfrentamiento fue un choque entre dos grandes equipos que se decidió por detalles, donde ambos equipos podrían haber conseguido la victoria, por lo tanto el resultado no dependerá tanto de ello como de otros factores.

Ancelotti debe aprovechar esta situación en la que se encuentra su equipo a día de hoy y transmitirla a sus jugadores, hacerles conscientes de que llegan vivos en las tres competiciones y que su rival en la final viene de sufrir un golpe importante. Esto Debería ser una de las principales armas a modo de variables
a utilizar por Ancelotti en el beneficio de su equipo.

¿Cuál de los dos equipos tiene más presión?


Teniendo en cuenta lo anterior, el equipo más presionado en estos momentos para ganar es el Barcelona: ya se les ha escapado la Champions (mostrando un juego lejos de lo esperable) y el último encuentro en Liga ha hecho que el campeonato deje de estar en sus manos. Tanto para el Tata como para los jugadores, el partido del miércoles podría ser vital para suavizar los ánimos de la afición y maquillar la temporada.

Para el Real Madrid, en cambio, la final de copa ha adquirido un segundo plano. Después del pase a semifinales de la Champions y con la incertidumbre en torno a Cristiano Ronaldo (jugador clave para el equipo), los objetivos se han reorganizado: la Décima es la meta.

Todo cambiará si al final de temporada el Madrid no gana la decima ni la liga, entonces esta podría haber sido una buena forma de medio salvar la temporada. Todo está por ver y más con este tipo de equipos que cada año se les exigen títulos y el Madrid solo cuenta en su aval en los últimos 3 años y medio con una liga y una Copa del Rey.

¿Cómo superará el Madrid la baja de Cristiano?


Cristiano Ronaldo es una de las piezas claves para el Real Madrid y jugar sin él la final del miércoles puede generar dudas en los demás jugadores. Todo depende de si dentro del vestuario esta percepción de dependencia es real o no. Y de si el entrenador ha trabajado la cohesión de grupo con todos sus jugadores haciéndoles sentir que son un equipo en su totalidad y que cada uno de ellos aporta algo especial y único dentro del terreno de juego, en consecuencia con lo anterior si es que así se ha trabajado que CR no juegue
no debería suponer mas contratiempo del que ser sustituido por un jugador que este a la altura de las circunstancias dispuesto a darlo todo por su equipo y por ganar.

Para el Barcelona es posible que represente un plus de motivación. Este punto débil en el rival puede ser trabajado y convertido en un punto fuerte del propio equipo. Cuantas más variables hayan estudiado y controlado antes del partido, más seguros de sí mismos saldrán al terreno de juego. La seguridad y la confianza se basan en conocer las propias virtudes así como las debilidades del contrario.

¿Cómo puede Martino levantar al Barça después del reciente fracaso?


Es esencial cambiar el concepto de “fracaso”. Hay que inculcar a los jugadores que el fracaso es una forma de aprendizaje, es aquello que está entre lo que tienen y lo que quieren. Jugaron el partido contra el Atlético de Madrid y perdieron, fracasaron en el objetivo de pasar a semifinales, por consiguiente hay que trabajar y luchar en el camino que queda para el resto de los objetivos porque cada partido de aquí al final de temporada supone “UNA FINAL” y nunca sabrán que podría haber pasado si lo ganan todo desde ahora hasta que esto termine, el entrenador y sus ayudantes son los primeros que no pueden permitir que esto ocuarra. La lectura que deben hacer de esta situación es sencilla. Tanto el entrenador, como los jugadores por separado y luego en grupo, deben formularse la pregunta siguiente: ¿Qué podría/-mos haber hecho de forma diferente para conseguir el objetivo? De esta manera, estarán analizando la actuación en la competición pero centrando la atención en las soluciones (no en los fallos), que son las que les ayudarán a evolucionar. Con esto también se responde a como superar una derrota así.

De cara a la final, es posible que el estado de ánimo del equipo se vea afectado por lo acontecido en la última semana, pero desde luego la relevancia del partido es para ellos una reválida para redimirse y conseguir el objetivo, motivo suficiente para que el equipo esté en condiciones de rendir al máximo.

¿El precio y los problemas externos están afectando a Bale y Neymar?


Bale costó alrededor de €100 millones, pero sigue sin aparecer en los partidos más importantes. ¿Cómo puede un jugador como él o Neymar lidiar con un precio tan grande? Y en el caso del brasileño, ¿qué puede hacer para que no le distraiga toda la polémica creada por el monto de su fichaje, la denuncia al club y todo ello? ¿Esos problemas fuera del terreno del juego podrían estar afectando también al Barça?

Está claro que son factores que potencialmente pueden estar influyendo en todos los apartados sobre los que se me preguntan, tanto a los jugadores como en este caso al Barça, pero más allá de esto hay que saber que el precio del mercado de fichajes no depende de los jugadores, son trámites y acuerdos entre clubes que se fijan por mutuo acuerdo. Aquí aparece la habilidad del jugador o en este caso de la figura del psicólogo o coach deportivo para saber centrar la atención del futbolista en aquello que suma. Está demostrado que la mente no puede atender a más de un estímulo a la vez, por ello el jugador debe entrenarla, al igual que hace con su físico, para que el foco atencional lo ocupen pensamientos útiles que en el momento de competir guíen sus acciones hacia el éxito. Hay que conseguir que centre plenamente su atención en aspectos del partido, acciones, jugadas, movimientos, etc. y eliminar toda distracción externa que pueda torpedear su ejecución.

¿La victoria del Madrid en 2011 tendrá algún efecto en esta final?


La final está a un 50/50, el Barça necesita ganar si o si para recuperar el ánimo, salvar la temporada y poder llegar a los últimos partidos de la liga con más ganas y el Madrid necesita el título para afrontar todo lo que se le viene encima con la semifinal de la champions y el tramo final con una inyección extra de energía.

En principio no creo que tenga mucha relevancia ya que son situaciones distintas, llegan en condiciones distintas y en otro contexto. Puede resultar quizás un estímulo positivo para los jugadores del Madrid. Para ti, ¿cuál de los dos equipos tiene la ventaja psicológica en esta final? En cuanto a estado anímico creo que el Madrid llega desde una situación de mayor estabilidad y regularidad, tanto del club como del equipo deportivamente, al partido, y además continúa con opciones en todas las competiciones lo que favorece que haya menor ruido mediático. Aunque por el contrario, no ha sido capaz de ganar el Barca este año y eso puede hacer que los azulgranas salgan con ese plus de confianza que hayan podido perder (si lo han perdido) con los últimos resultados que han cosechado.

La situación no es la misma de hace 3 años. Cada partido se juega en un momento determinado y los equipos llegan en un estado concreto. Lo cierto es que ambos equipos ansían ganar el miércoles y no hay un claro favorito, por lo que nadie tiene una ventaja psicológica.

El hecho de haber competido en el mismo escenario y contra el mismo rival puede haber generado un anclaje emocional negativo que influya en el momento presente. Los recuerdos y las experiencias pasadas las tenemos siempre presentes a la hora de evaluar la realidad, pero, de nuevo, el jugador con ayuda de un buen motivador o una buena figura que sepa reconducir esos pensamientos en unas vibraciones positivas y una correcta activación, tiene la capacidad y la libertad de decidir sus pensamientos. Puede quedarse anclado en la derrota de hace dos años o puede centrarse en el aquí y ahora, estudiar al rival en el momento presente, utilizar todas sus habilidades (que son diferentes a las que tenía en su momento) y tener en cuenta las circunstancias de hoy para alcanzar su objetivo.

Hay que tener en cuenta también punto uno, que Ancelotti dice: "No creo que la final de 2011 nos dé ventaja psicológica". Y punto dos, que la plantilla en estos momentos ve al tata como incapaz de transmitir exigencia.

Artículos relacionados