thumbnail Hola,

Los azulgranas dejaron ir más de media Liga ante el Granada en un encuentro donde gozaron de la posesión del balón y de las oportunidades, pero carecieron de gol

El Barcelona dio un paso atrás la noche de ayer cuando en Los Cármenes se encontró con un Granada valiente y un Karnezis heróico que envió a los azulgranas de regreso a casa sin puntos y aún más tocados de lo que llegaron a la tierra andaluza. El conjunto azulgrana aunque lo intentó, sobre todo a través de Neymar e incluso del defensa Montoya, en términos generales se mostró deslucido, gris, sin ganas, sin personalidad.

Desde siempre se ha encadenado al Barcelona a la posesión de balón, en este Club está prácticamente prohibido ganar si no tiene el balón todo el tiempo, porque la victoria no sabe tan bien. Esa fue una de las primeras lecciones que aprendió el 'Tata' Martino cuando llegó al Barcelona y venció al Rayo Vallecano en Vallecas pero perdió la pelota (51%-49%). El técnico no esperaba que la goleada de su equipo aquel día fuera menos importante que la posesión del balón, es que nadie se atrevía a arrebatarle a los catalanes en los últimos cinco años.

Pero también es cierto que la posesión del balón sirve de muy poco o casi nada cuando no se utiliza como una herramienta para anotar. Así se refería Pep Guardiola sobre ella y así lo intentó transmitir a todos, aunque en su Bayern de Múnich ayer la perdió ante el Borussia Dortmund y perdió el partido por goleada. El Barcelona también se reencontró con la derrota el día de ayer ante los de Lucas Alcaraz después de gozar de un 86% de posesión del balón, su porcentaje más alto de la temporada, pero además esto nos hace recordar que ante el Valladolid registraron un 80% y también fueron derrotados.

Para el 'Tata' Martino la posesión del balón es una herramienta importante para conseguir los resultados, como lo han hecho sus antecesores, pero no le están saliendo los resultados con ella. Por mucho tiempo se pensó que tener el balón significaba victoria segura o casi asegurada, pero parece hoy que la posesión es más una característica de la identidad culé que una herramienta para ganarle a casi cualquier rival.

Este no será el fin de ciclo del Barcelona ni mucho menos, porque los ciclos en ascenso y en descenso se dan de manera paulatina, pero parece que sí es un momento importante en la historia del club en el que hay que replantearse muchas cosas como si el viejo estilo azulgrana sigue estando vigente o es momento de dar un paso adelante o si vamos a volver a utilizar el balón como herramienta, porque lo que sí es cierto, es que muchos aficionados parece que ya no se siente tan identificados con lo que se está viendo en los terrenos de juego y los pasos hay que darlos siempre hacia adelante, nunca para atrás.



Relacionados