thumbnail Hola,

Los blaugranas dejaron de depender de sí mismos en la lucha por el título liguero después de que el Granada les pasó por encima con un sólo gol

El Barcelona encadenó su segunda derrota consecutiva en esta semana y no sólo eso, sino que parece estarse auto eliminado de las competiciones. Preocupa el estado en el que llegan a la final del miércoles en la Copa del Rey ante el Real Madrid. Messi no levanta cabeza, pero todo lo contrario sucedió con Martín Montoya quien firmó un partido excelente. En Goal analizamos las claves del partido.

1.- LIONEL MESSI NO ES EL MISMO


Algo pasa en el Barcelona y Messi no es inmune a la enfermedad del Club y del equipo. El rosarino, duramente criticado desde el pasado miércoles, quedó a deber mucho, porque bien se sabe que cuando se le critica se crece, pero la noche de ayer en Los Cármenes, volvio a hacerse pequeñito, tuvo oportunidades que no llegó a concretar y se le vio desesperado y desanimado. También fue mérito de los de Lucas Alcaraz el encontrar la fórmula para desactivar al rosarino, pero a Messi no se le ve esa alegría por jugar, ese brillo, esa mirada asesina. El Barcelona ha perdido jugadores en los últimos días y Leo es uno de ellos.


2.- MARTÍN MONTOYA FUE LA CARA OPUESTA

Tal parece que varios jugadores del Barcelona están aburridos de jugar al fútbol y un jugador como Montoya, quien fue titular por última vez en la derrota de los culés ante la Real Sociedad, quiso aprovechar esta nueva oportunidad para reivindicarse y fue así como firmó un gran partido, siendo él el mejor del equipo, defendiendo como un león y también atacando. Al joven lateral nada se le puede reprochar y la derrota es injusta para él. Al parecer, los más jóvenes y los que menos juegan, sí tienen esas ganas de luchar que se necesitan, no sólo para ganar partidos sino para hacerlo con alegría.


3.- KARNEZIS SE VISTIÓ DE HÉROE

Cuando se conocieron las alineaciones de ambos equipos, destacó la titularidad de Karnezis y eso daba un poco de confianza para golear al Granada, pero la sorpresa fue inmensa, porque el guardameta griego se convirtió en el mejor partido. 9 balones le llegaron y 9 balones paró, alguno incluso con un gran vuelo por los aires. La última vez que un portero del Granada no recibía goles del Barcelona fue en 1972, con Izcoa como el héroe bajo los palos. La historia fue diferente para Pinto, quien en un par de ocasiones regalón balones y uno de ellos fue una bandeja de plata para Ibrahimi, aunque por suerte para los culés el argelino se encontraba en fuera de juego.


4.- LA DEFENSA CON BUSQUETS Y EL CAMPO CON SONG

Sergio Busquets saltó al terreno de juego como central para intentar llenar el vacío que han dejado las lesiones de Piqué y Bartra. El 'Tata' Martino quiso resguardar a Jordi Alba y poner en el lateral izquierdo a Adriano, cuando el brasileño bien podría haberlo hecho de central y Alba podría haber jugado como titular, dadas sus características y su resistencia a la suma de partidos. Alex Song fue decisivo en la derrota porque fue precisamente él quien perdió el balón que dio el gol a los rivales y no fue la única pelota que se le fue. El papel de Busquets en el centro del campo es primordial y no se puede dejar a Iniesta casi solo con el paquete.


5.- EL BARÇA VOLVIÓ A REGALAR LA LIGA

Después de muchas semanas como líder del fútbol español, los blaugranas cedieron la punta para ser relegados a la tercera posición de la tabla. Las semanas pasaron y los culés avanzaron una posición lo que les permitía seguir en la lucha dependiendo de ellos mismos. Eso ya no es así, ahora hay que esperar que el Atlético de Madrid pierda y el Real Madrid también para tener opciones y con las pocas fechas que restan, esto ya parece casi una misión imposible. Lo que ahora preocupa es que el próximo miércoles hay que verse con el Real Madrid en la final de Copa y los de Ancelotti podrían aprovechar el mal estado del Barcelona.

Artículos relacionados