thumbnail Hola,

Tras firmar a cinco entrenadores desde 2007, el equipo sevillista por fin ha encontrado un proyecto capaz de hacer sombra al que diseñó el manchego



Han tenido que pasar siete años pero parece que el Sevilla podría volver a prepararse para aspirar a lo más alto y fraguar un proyecto sólido que pueda asemejarse -es casi imposible igualarlo- al que Juande Ramos gestó en las inolvidables temporadas de 2006 y 2007.

Unai Emery parece llamado a ser ese arquitecto que haga a los de Nervión soñar de nuevo. Las similitudes de las dos situaciones son tan parecidas que hasta asusta. Ambos técnicos se vieron obligados a deshacerse de sus mejores figuras y crear una plantilla casi nueva a la que transmitirle una idea nueva de juego y a la que le costaría meses coger el rodaje necesario para obtener la regularidad.

Poco a poco este Sevilla ha ido respondiendo hasta que el custionado técnico vasco ha roto todos los números e incluso ha acabado con alguno de sus fantasmas. Tras caer en octavos de la Copa del Rey frente a un segunda b -Juande también cayó en esa misma ronda en 2006- y no terminar de levantar el vuelo en la Liga, parecía que Emery sería uno más de esos hombres de paso que se sumaría a los hombres que fracasaron en el banquillo del Sánchez Pizjuán.

Pero el vasco no ha querido acabar como Míchel ni Manzano ni Marcelino y ha peleado hasta el final y ha ajustado todo para acabar dando con la tecla y construir un equipo que por fin empieza a parecerse a lo que prometía en agosto. El hambre de la plantilla y su unión -algunas ovejas de la  discordía se marcharon este verano- han granjeado al técnico la confianza suficiente para no rendirse ante la crítica, a veces feroz, de la prensa y la afición, incluido de la de este que les habla.

El punto de inflexión parece claro y puede que no sea sólo un gran momento sólo para el Sevilla sino también en la carrera del ex preparador del Valencia. A Emery siempre se le acusó de no saber jugar las eliminatorias, algo que rompió con una espectacular remontada frente al Betis en la Europa League y que remató con la mejor racha de victorias consecutivas en Liga de la historia.

Dudas

Sin embargo, no todo puede ser de color de rosa y el preparador también tiene otra cara que deja ver cada vez más de cuando en cuando. Partidos como el de ida en el cruce contra los verdiblancos, el de Vigo, donde el equipo cayó 1-0, o la desconexión total que se vivió en un partido trascendetal como fue el de Oporto hacen pensar que eso no puede permitirse en un equipo del más qalto nivel.

A tiro están aún unas semifinales de la Europa League y competir hasta última hora con el Athletic de Bilbao por una plaza de Champions League, parece que Emery renovará por dos años pero le quedan tres citas claves para demostrar que la fe en él puede ser casi ciega.

Primero debe dejar todo para remontar al Oporto, después vencer nuevamente en el derbi y culminar ganando al Athletic en el nuevo San Mamés, un feudo casi invencible, para acercarse a la máxima competición continental. De conseguir eso, podríamos estar a las puertas de recobrar al mejor Sevilla de la historia con Juande Ramos 2.0 a la cabeza.

*Gana un viaje a la final de la UEFA Europa League, tuitea #B1with_Sevilla. Más información

Todos los términos y condiciones de participación y las fechas de finalización del concurso están disponibles y solo en Inglés en: www.goal.com/be1withyourteam/competition y en francés, italiano, alemán y español bajo demanda a través de correo eletrónico a esta dirección con el asunto #DTC a Marketing@performgroup.com



Artículos relacionados