thumbnail Hola,

Los dirigentes del Sevilla se estarán frotando las manos dado el buen negocio que ha supuesto la venta del vallecano, ganando dinero, a Kevin Gameiro y al internacional colombiano

En el Chievo Verona se estarán arrepintiendo hoy en día al ver al Hijo de Puerto Colombia en estas dos últimas temporadas en Europa. Después de sus 25 tantos en su última temporada en el Brujas, el Sevilla se fijó inmediatamente en Carlos Bacca para relevar al que había sido su referencia ofensiva durante los dos últimos años: Álvaro Negredo, firmado por el Manchester City y acompañando a Jesús Navas en el nuevo proyecto de Manuel Pellegrini. Han tenido que ser sus dos goles al Real Madrid para destapar a uno de los fichajes del año, con el que los sevillistas están satisfechos desde que se inició la temporada.

Para los números que estaba haciendo en Colombia, tardó en salir de su país. En concreto, 25 años. En el Barranquilla, en el Minervén y sobre todo en el Junior su rendimiento goleador oscilaba en torno a los 12-14 goles. Explotó en la última temporada con 20. Para entonces ya fue apadrinado, en labor solidaria, por David Villa. En 2011, el Chievo Verona lo tenía firmado pero se decantó por un tal Uribe dejando al de Puerto Colombia en la estacada. Pero se marchó al Brujas, a Europa, cuando ya estaba terminando la 2011-12.

Cuando Carlos Baccha fichó por Junior, Álvaro Negredo se convirtió en el flamante fichaje del Sevilla. El vallecano, cuando recaló en Nervión, estuvo en un segundo plano con respecto a verdaderos ídolos como Luis Fabiano o Kanouté. Once goles fue su bagaje en la primera temporada para destaparse en la segunda con 20. A medida los dos cracks nervionenses iban decayendo en su rendimiento, el del madrileño subía. Su mayor cualidad la de hacer jugar al equipo. En sus cuatro temporadas originó una media de 34,5 ocasiones de gol, 22,7 centros al área y participó un promedio de 693 pases. Eso sí, dio 14 asistencias que fueron disminuyendo a medida que iba marcando goles. Cuando llegó a los 25 de la 2012/2013 solo regaló un pase de gol, datos que se unió a su peor defecto: las ocasiones claras falladas. 29 en esta última temporada, justo la mitad que las tres anteriores (58), el cuarto de la liga en sus cuatros años en Nervión tras Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Karim Benzema.

Mientras tanto, en el Brujas, y con 25 dianas en su cuenta particular, Carlos Bacca deslumbraba a secretarios técnicos de toda Europa. Entre ellos a Monchi que, por 7 millones de euros, se lo traía a Eduardo Dato. 17 de reembolso total por una delantera si sumamos los 10 por Kevin Gameiro. Lejos de los 28 kilos que pagó el jeque del Etihad por Álvaro Negredo. Más redondo no le podía salir el negocio del Sevilla.

El equipo está mejor posicionado y con mejores prestaciones, además el colombiano (14) y el francés (9), en un sistema de un delantero, y a falta de siete jornadas, están a tan solo dos de los citados 25 del Tiburón de Vallecas. No solo eso sino que Carlos Bacca promedia 146 minutos por gol marcado en liga, muy cerca de los 143 de Álvaro Negredo en sus cuatro temporadas en el Sevilla. Ha provocado 30 oportunidades para su equipo (muy cerca de esas 34,5); y aunque participa menos, centra al área menos y da menos pases; está ahí cuando más se le necesita. Ninguna temporada del madrileño ha superado las asistencias de gol del sudamericano (5), que contabiliza entre todas las competiciones 19 goles, y sumando.

En definitiva, en Sevilla gustó mucho el gesto de Álvaro Negredo cuando en su presentación se le invitó a decir unas palabras comentando: "Yo hablo en el campo (a la vez que besaba el escudo)", pero todo ello quedó olvidado cuando, vía twitter, Carlos Bacca, una vez formalizado su fichaje por el Sevilla, sintió esta oportunidad como si fuese un "Abrazo".

Artículos relacionados