thumbnail Hola,

Los rojiblancos se mantienen líderes de la Liga BBVA pero en cada partido sufren para llevarse los tres puntos

Los cuartos de final de la Champions League se acercan peligrosamente para FC Barcelona y Atlético de Madrid. Culés y rojiblancos se verán las caras este martes en el Camp Nou y la próxima semana en el Vicente Calderón con la esperanza de salvar una eliminatoria que bien podría tratarse de una final. De aquí a final de temporada tendrán que enfrentarse en tres ocasiones, una de ellas en la última jornada de Liga, por lo que salir victorioso de esta cita será fundamental para el devenir de la campaña.

Ambos conjuntos llegan en estado de gracia aunque uno de ellos parte con clara ventaja a día de hoy. Los de Tata Martino afrontan al menos el partido de ida con la sensación de ganar más fácilmente los partidos. Este no ha sido el caso del último encuentro ante el Espanyol pero revisando los resultados anteriores pueden estar más que satisfechos. Ganan los partidos con holgura en la mayoría de los casos, lo que deja en una clara posición de favoritos a los azulgrana respecto a los colchoneros.

Los de Simeone a pesar de ser líderes suscitan no pocas dudas en su juego. En el último partido liguero tuvieron que remontar un marcador en contra que podría haber trastocado sus planes de futuro. Para más inri, solo Diego Costa parece mantener la regularidad necesaria en el equipo. Gracias a su efectividad goleadora y esfuerzo en ataque la plantilla ha logrado estar donde está, aunque muchos se empeñen en asegurar que este Atlético es mucho más que su ariete. Cuando todos fallan, Costa responde como en las grandes citas por lo que es muy difícil recordar un mal partido del brasileño.

Los rojiblancos no han sido capaces de ganar por una ventaja de más de dos goles, en Liga, desde mediados de febrero cuando le endosaron un contundente 3-0 al Real Valladolid. Unos meses de enero y febrero algo irregulares han dejado en el aire una pequeña crisis que poco a poco se ha esfumado a base de victorias, como la lograda ante el Milan en Champions. Con todo, las últimas victorias han sido por uno o dos goles de diferencia tan solo. No aplastan a los rivales como en los primeros meses de competición y puede que el cansancio y la presión estén matando a este equipo. Por el momento se mantiene firmes en la lucha por los dos títulos pero el partido de ida en el Camp Nou será esencial para despejar cualquier fantasma en torno a un bajón en el rendimiento.

El Barcelona por su parte ve avalada su trayectoria con victorias como la de ante el Real Madrid y las goleadas contra Osasuna y Rayo Vallecano. Los culés son el equipo español más goleador en Liga y casi el que menos encaja, solo por detrás del propio Atlético. Este equipo normalmente arrasa a los contrarios pero los colchoneros se les atragantaron cuando se enfrentaron en el torneo ordinario. No pasaron del empate a cero y buscarán dar un nuevo golpe sobre la mesa con una victoria.

La baja por lesión de Víctor Valdés es lo que más preocupa en 'Can Barça'. Pinto será quien defienda la portería y el Atlético es consciente de las limitaciones del arquero. Ni mucho menos es comparable al portero titular aunque sí que cumple cuando Martino le reclama. Las dudas que genera en el mundo del fútbol son tremendas y esta es sin duda la mayor debilidad de este Barça. Potencial arriba, ahora le sobra, y mucho. Messi está recuperando su mejor versión y, aunque aún le queda por mejorar, ya se atisban signos de aquel jugador que no tenía rival.

Barcelona y Atlético llegan muy parejos a esta eliminatoria pero los culés parten con ventaja. Ganan los partidos con más facilidad y los goles están bastante repartidos en el equipo. No ocurre esto en el equipo colchonero en el que Costa acapara el protagonismo goleador. Un factor muy a tomar en cuenta ya que jugarse la eliminatoria a una carta es un riesgo que deberán correr. La igualdad será la tónica en ambos partidos y con la ida en la Ciudad Condal podría hacerse más evidente esta realidad. Los de Martino son segundos en Liga, pero ello no indica el estado de un equipo. Recuperan sensaciones poco a poco y mejoran la defensa en su asignatura pendiente, los balones aéreos, mientras que su rival siembra dudas casi en todos los campos. Quizás por esto Simeone decidió reservar a Arda Turan en el último partido, para dosificar al jugador que más talento y peligro puede llevar sobre la meta de Pinto.

Artículos relacionados