thumbnail Hola,
Pepe y el resto de la defensa merengue, tan culpable como Diego López

Real Madrid: seis goles en cuatro días tras apenas siete goles en tres meses tienen la culpa

Pepe y el resto de la defensa merengue, tan culpable como Diego López

Getty

Las críticas arrecian sobre Diego López como injusto representante de la endeblez de la defensa en conjunto. Los cantidad de goles y la forma de encajarlos les dejan en evidencia

Diego López está en el ojo del huracán. Estaba claro. No había terminado todavía el partido del miércoles en el Sánchez Pizjuán, cuando ya los había que estaban ondeando por todo lo alto su campaña contra el gallego. En apenas nueve disparos en los últimos dos partidos, los más determinantes del final de curso, el cancerbero ha encajado seis goles. Y eso deja huella. Aunque, como sucede en este caso, la culpa no sea plenamente del propio portero. Que sí es cierto que quizás pudiera hacer algo más en alguna ocasión, pero que a su vez recibe los seis goles de esta forma: en tres manos a mano, dos penalties y un disparo desde once metros porque la defensa deja muerto un balón dentro del área. Un matiz capital.

Y precisamente ahí esté quizás el talón de Aquiles del Real Madrid en esta última semana. No en el portero exclusivamente, sino en el engranaje defensivo, que parece haber perdido varios dientes por el camino. Primero, en el centro del campo, donde ahora Luka Modric y Xabi Alonso parecen llegar tarde a cubrir muchos espacios. Bien por cansancio, bien por mérito del rival. Y después, en la propia defensa, donde ha faltado concentración, contundencia y colocación justo ante jugadores de los pocos en España que pueden romper esa línea de retaguardia. Repasen los últimos seis goles encajados, y verán esos fallos concretos. No admiten dudas.

Sea como fuere, el que pierde no es este jugador o aquél, sino que el que pierde es el Real Madrid en conjunto. Seis goles encajados en cuatro días, que son los mismos que habían encajado en los dos meses anteriores. En total, en el año 2014 habían encajado apenas siete goles antes del Clásico, de hecho. Un trabajo impecable, pero que ahora ha caído en saco roto en apenas cuatro días. Recuperar esa solidez es prioridad máxima ahora en el Real Madrid. En esta tesitura, hasta el Rayo Vallecano es capaz de arañar a los blancos. Como sucediera ya en la primera vuelta, cuando el equipo franjirrojo no estaba ni mucho menos tan entonado como en este último mes.



Artículos relacionados