thumbnail Hola,

El Barcelona utilizó el estado del césped como excusa en varias de sus derrotas. José Mourinho, en su etapa en el Real Madrid, lo usaba como 'arma' ante los culés

EDITORIAL
No es de extrañar que a estas alturas de la película el Barcelona se fije en exceso en el césped que albergará el Clásico este domingo. Que nadie piense que en las horas previas al partido va a venir un agricultor madrileño a pasar el tractor por encima del tapete del Santiago Bernabéu, nada más lejos de la realidad.

Hablamos de otro tipo de 'artimañas' que podrían servir como excusa para el conjunto azulgrana si las circustancias no le permiten sacar un resultado satisfactorio ante el Real Madrid. ¿Por qué? Muy fácil. Esta temporada el césped, según algunos jugadores, ha tenido mucha culpa de las derrotas.

El primer tropiezo del Barcelona esta temporada fue en el Sadar ante Osasuna. Los chicos de Gerardo Martino empataron sin goles en un partido que dejó bastante que desear en cuanto a juego. Curiosamente, tras el mismo, Martín Montoya, que recientemente ha renovado su contrato con el club catalán, aseguraba ante los medios que "el césped estaba bien, aunque en la segunda parte estaba un poquito seco y un poquito largo". Nada más que añadir a una frase que pasará a la historia.

Llegó la primera derrota del Barça. Fue en San Mamés ante un gran Athletic que plantó cara al conjunto azulgrana y no dejó de luchar hasta el final. Ese encuentro siempre será recordado por los continuos resbalones de Neymar, que desperdició dos ocasiones por culpa de los mismos. Otra vez, tras el encuentro, Andoni Zubizarreta echó la culpa a la moqueta del nuevo estadio rojiblanco: "No sólo le pasó a Neymar, fue algo generalizado que afectó también a otros jugadores". Siguiendo la lógica, los de Ernesto Valverde también tendrían que haberse visto afectados por ello.

No acabaría ahí la cosa. El último comentario sobre la hierba lo protagonizó Xavi Hernández tras la derrota en Valladolid por 1-0. El centrocampista internacional fue claro en zona mixta a la hora de buscar la excusa: "El campo estaba muy irregular y no nos ha dejado hacer nuestro juego. No estaba para hacer un juego fluido". Al descanso también se quejó al delegado del equipo vallisoletano del estado del terreno de juego al final de la primera parte, pero poco se podía hacer, a no ser que creciera durante el descanso, como habría pasado en Pamplona.

También es sabido que José Mourinho, un genio en este tipo de ocasiones, dejaba el césped alto, siempre dentro de los límites, a la hora de enfrentarse al Barcelona, algo que no gustó entre los jugadores azulgranas, y encendiendo la ira de la prensa de la ciudad Condal, pero eso ya es otra historia en la que no me voy a meter.

Por todo ello, este domingo a las 21:00h -o a las 23:00h, tras el partido, quién sabe- el estado del terreno de juego del Santiago Bernabéu se verá expuesto a las críticas si no es del agrado de alguno de los protagonistas del Clásico de la Liga BBVA. Veremos si hubo topos o si se pudieron sembrar patatas en un rincón del Paseo de la Castellana.


Artículos relacionados