thumbnail Hola,

Con el escenario preparado para el último hurra del marfileño en Stamford Bridge pero sin apenas oportunidades, se vio eclipsado por el otro gran delantero africano

EDITORIAL
Por Liam Twomey

Antes de hacer acto de presencia en Stamford Brigde, Didier Drogba anunció que no iba a celebrar el gol si conseguía marcar frente al Chelsea en el partido de vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League.

Durante el encuentro fue curioso preguntarse cómo el marfileño se había dejado eclipsar sobre el terreno de juego por otro de los grandes delanteros africanos de los últimos veinte años, Samuel Eto'o. En la rueda de prensa previa al partido, Jose Mourinho no descartó que el ahora delantero del Galatasaray turco vuelva al club británico como futbolista cuando se convierta en agente libre el próximo 30 de junio.

ETO'O BRILLA Y DROGBA FRACASA
CALIFICACIÓN DE SAMUEL ETO'O

Se suponía que era la gran noche de Drogba, pero al final el marfileño fue eclipsado por el otro gran delantero africano. Eto'o marcó su gol tempranero sin piedad y causó problemas a la defensa del Galatasaray con su juego inteligente y combinativo. No es el delantero que quiere Mourinho sino el que necesita en partidos como éste.
CALIFICACIÓN DE DIDIER DROGBA

Fue una gran noche por el apoyo de la grada pero infeliz por la eliminación europea. A sus 36 años, la leyenda Drogba no tuvo el protagonismo que se esperaba en el terreno de juego y vivió un regreso descafeinado. Aunque no supo aprovechar sus ocasiones, se fue feliz por el cariño de un Stamford Brigde entregado a él.
Cuatro minutos antes de que el árbitro hubiese liquidado con su silbido la cita se hizo muy claro el motivo por el que Mourinho había identificado al Galatasaray como uno de sus oponentes preferidos en la ronda de la Liga de Campeones.

El gol de Eto'o llegó tras una extraordinaria jugada de ataque de los blues donde el brasileño Oscar dio una fantástica asistencia al espacio al camerunés. Éste, como killer del área que es, supo buscar el momento oportuno para disparar y perforar la meta otomana. 

A partir de ahí, el Chelsea supo leer el duelo a la perfección y Drogba fue diluyéndose provocando que el Galatasaray fuera un conjunto cada vez más dolorido e incapaz de dar un golpe sobre la mesa. Para colmo, el gol de Gary Cahill no hizo más que ensombrecer la noche a un rival sin apenas opción.

Gran parte del atractivo del fútbol deriva del romanticismo de las narrativas individuales disputados dentro del contexto más amplio, de los sueños individuales cumplidos en un juego de equipo. El desenlace de la historia de Drogba en el Chelsea fue un final de cuento de hadas de lo más emocionante, lo que le permitió salir con un nivel de adoración que ha sido evidente desde que fue coronado por muchos como uno de los jugadores más grandes del club inglés.

Pero una historia tan perfecta siempre fue poco probable que tenga una secuela satisfactoria. Y la noche del martes trajo en cambio un brutal recordatorio de que los individuos no pueden hacer mucho cuando se enfrentan a tal superioridad colectiva.

Aunque el Chelsea aún no han encontrado un digno sucesor de Drogba, se han movido sin lugar a dudas con su ausencia. El nuevo equipo de Mourinho se construye alrededor del ritmo, presionando y llevando a cabo transiciones en lugar de ese poder y esa dominación territorial que ofrecía el equipo con el marfileño en el campo.

Es un estilo más adecuado a Eto'o -incluso en sus últimos años- y mientras que el camerunés ya no es el máximo goleador prolífico que puede cerrar cualquier partido en un suspiro, su capacidad para hacer dejar huella en las citas importantes no se puede descartar a la ligera.

Schalke, Liverpool, Manchester United y Tottenham ya han sido testigos de sus cualidades perdurables en el tiempo.

Eto'o es tan inteligente y tan experimentado que proporciona una calidad grandiosa. Ésta, unida a la de Hazard, Oscar y Willian puede atormentar a cualquier defensa. Aunque ninguno de los creadores del Chelsea hizo la mayor parte de su buen hacer en una cómoda noche europea, uno sospecha que será necesaria una mejora significativa de cara a los cuartos de final. 

En el otro extremo, privados de agresividad e inspiración, Drogba trabajó en el conocimiento infeliz de que sus compañeros no habían leído el guión antes del partido.

La mejor oportunidad para el de Costa de Marfil terminó con un tiro libre. Aun así, la pancarta de la afición local le brindó el apoyo del hogar adornada con las palabras "DROGBA LEYENDA". En una noche en la que esta se desvaneció, el héroe africano luchó en vano para proporcionar un último momento que le permitiese saborear las glorias pasadas.

Relacionados