thumbnail Hola,

El holandés ha marcado un flujo constante de goles para el Schalke desde que llegó en 2010, pero tuvo problemas para hacerlo igual de bien en la capital española

ANÁLISIS
Por Hassan Talib Haji

Cuando Klaas-Jan Huntelaar aterrizó en el Real Madrid procedente del Ajax in enero de 2009, fue la culminación de un gran trabajo. Pero seis meses y algunas actuaciones decepcionantes después, debió marcharse al Milan.

Habiendo anotado el único gol del Schalke 04 en la derrota contra el Real Madrid por 1-6 en la ida de los octavos de final de la Champions League, Huntelaar tendrá este martes la posibilidad volver al Bernabéu y demostrar ante su exclub todo el potencial que tiene en sus pies.

HUNTELAAR, EN DISTINTAS LIGAS
Club Games Goals
PSV
1 0
De Graafschaap 9 0
AGOVV 35 26
Ajax 92 76
Real Madrid 20 8
AC Milan 25 7
Schalke 88 51
El camino de Huntelaar a la cima fue largo y duro. Era muy joven cuando comenzó en el PSV, donde su adolescencia no le permitió casi jugar (apenas un partido). Entonces fue cedido al De Graafschap, donde tampoco tuvo mucho éxito. Sin embargo las buenas actuaciones llegaron en el AGOVV de la Eerste Divisie.

Todos los goles que marcó despertaron el interés del Ajax, que pagó nueve millones de euros para hacerse con los servicios del delantero. Las dianas cada vez eran más y entonces el poderoso conjunto holandés decidió venderle al Real Madrid.

Todo parecía perfecto. Aterrizaba en la capital española para reemplazar nada menos que al lesionado Ruud van Nistelrooy, su compatriota, pero solamente pudo marcar ocho goles en la segunda mitad de la temporada y Manuel Pellegrini, que se hizo cargo del equipo blanco en el verano de 2009, no estaba interesado en Huntelaar.

Tal vez no fue toda su culpa. En esa época, Ramon Calderon se marchó de la presidencia del Madrid envuelto en escándalo, a la vez que Bernd Schuster era despedido del banquillo. El club capitalino tenía que elegir solamente un fichaje para la Champions League y acabó quedándose con Lassana Diarra en lugar del punta 'tulipán'.

La estocada final fue la llegada de Florentino Pérez y su revolución en materia de fichajes, lo que hizo que Huntelaar se viera desfavorecido con la llegada de gente como Karim Benzema, Cristiano Ronaldo o Kaká. Ocho goles y 20 partidos después, el holandés se marchaba con una cuenta pendiente.

"Es una eliminatoria especial para mí porque el Madrid es un gran club, con gente fantástica y yo jugué con muchos de ellos. ome fantastic people and I used to play there…. Espero con ganas jugar contra ellos", decía antes del partido de ida, disputado en Alemania.

"Fue muy especial para mí marcar goles en el Real Madrid, en especial en casa, a la vista del Bernabéu".

Horst Heldt, ahora director deportivo del Schalke, intentó en vano llevarlo al Stuttgart en su momento, pero el Milan ganó la puja por el delantero y Huntelaar cambió un gigante europeo por otro.

En San Siro las cosas no fueron demasiado mejor. Suplente de Zlatan Ibrahimovic y Robinho, bajo la mirada de la directiva, no tuvo más remedio que volver a cambiar de club.

En ese sentido, el Schalke apareció como su nuevo y dulce hogar. Claro que las lesiones que ha tenido en sus tres años y medio en Alemania no fueron pocas, pero cada vez que juega en el Schalke, el Schalke juega bien. Y cuando no está presente, el equipo lo siente.

En 2011-12, la única temporada en la Bundesliga en la que no tuvo lesiones, mostró todo su potencial al anotar 48 goles en otros tantos partidos. Su confianza nunca ha sido mayor.

Todo el Schalke está construído en torno a él. Saben que en Huntelaar tienen a uno de los delanteros más letales de Europa y el martes él tiene la oportunidad de demostrar la calidad que en Madrid pudieron haber disfrutado si hubieran invertido la misma confianza en él.
 

Relacionados