thumbnail Hola,

El Barcelona sigue acumulando tropiezos y el Atlético de Madrid ha perdido su fiabilidad. Los blancos pueden ajusticiar el título venciendo al Levante

Todas las buenas historias no se resuelven hasta el final. Hace meses, el Real Madrid estaba descolgado, Gareth Bale decepcionaba y el nuevo proyecto que capitaneaba Carlo Ancelotti era una máquina que no terminaba de carburar y que cayó con estrépito en sus dos primeros enfrentamientos con sus rivales directos en la lucha por el título, el Atlético de Madrid y el Barcelona.

Los colchoneros parecían imparables e incluso acabaron con su mala racha en las visitas al Santiago Bernabéu y Neymar parecía consagrarse en España con una genial actuación en el "clásico" que se disputó en el Camp Nou a finales de octubre. Todo ha cambiado. Casi a la vez de que Gareth Bale, Cristiano Ronaldo y Karim Benzema, la llamada "BBC", empezaba a entonarse, el equipo blanco comenzó a navegar por los campos de España y Europa a velocidad de crucero.

Poco a poco, partido a partido, como si de un guión del "Cholo" Simeone se tratase, el Madrid seguía mejorando y aprovechaba los errores de sus rivales, que han llegado con una evidente fatiga a los meses decisivos de las competiciones, para recortar puntos y acabar colocándose como líder. Parecía imposible pero ahora es el equipo blanco el que depende de sí mismo para llevarse el título.

Los merengues tienen estrella, así se vio el fin de semana pasado en el Vicente Calderón, cuando todo parecía a favor para que el Atleti se llevase la victoria, Cristiano Ronaldo apareció para mantener a los suyos en lo más alto. Ahora, tras la caída del Barcelona en Valladolid, el equipo de Ancelotti puede dar un golpe definitivo a la Liga y ampliar su ventaja con el Barcelona a cuatro puntos, antes incluso de que el equipo de Gerardo Martino visite Chamartín.

Había vida más allá de José Mourinho y el pacificador, como se llamó a Carletto, podría estrenarse en España con un título, con una Liga. Todo está a favor, sólo hay que mantener la velocidad y la concentración para que el campeonato doméstico no se le escape a la nueva apisonadora que habita Madrid, a un equipo que puede marcar época capitaneado por la "BBC".

Artículos relacionados