thumbnail Hola,

Los 'Citizen' están en su mejor momento, luchando por lo que juega, ganando títulos y observando cómo su clásico rival sufre con una temporada para el olvido

Después de varios años, llenos de celebraciones, Manchester United no para de sufrir. Derrotas de todo tipo, cuestionamientos al entrenador y una cantidad de situaciones que los jóvenes hinchas o aficionados al equipo nunca habían vivido, son el presente de un club que llenó sus vitrinas de trofeos y ahora le toca ver de reojo a su clásico rival, que parece inalcanzable.

Frente a ellos, Manchester City, un equipo que durante las últimas dos décadas fue símbolo de la irregularidad, jugando algunas temporadas en la segunda división, y que jamás llegó ni a preocupar a los 'Diablos Rojos', pero que ahora parece encumbrarse en el fútbol inglés y poco a poco logra ascender en Europa.

Alguna vez, en 2011, Sir Alex Ferguson, en uno de esos ataques de sinceridad o verborragia habló de poner las cosas en su lugar con los “vecinos ruidosos”; fue para la Community Shield de ese año y las cosas le salieron bien al escocés, el United ganó 3–2 y cobró revancha por lo sucedido en la semifinal de la FA Cup del año anterior.

Pero esto, más que una advertencia, pareció ser un vaticinio. El City empezó a ascender, propinó una de las derrotas más dolorosas que el entrenador tuvo que vivir en un clásico (6-1) y ahora parece tocar el cielo con sus manos bajo la dirección de Manuel Pellegrini. Los Citizens todavía tienen mucho que mejorar, pero está claro que ahora hacen más ruido que el United en Europa y en su país.

El chileno ha logrado conformar un equipo que está peleando en todos los frentes, ya ganó su primer título oficial y ahora quiere luchar por lo que le queda. Algo que no tiene fácil, está claro, pero en lo que todavía tiene posibilidades, y así deberá visitar el Camp Nou, esperar que Chelsea les dé una ventaja y que en la FA puedan seguir avanzando.

Por el otro lado Moyes sólo recibe críticas, no encuentra el equipo, y jugadores que brillaron, como es el caso de Van Persie, parecen no hallarse en el planteamiento del entrenador. El United vive un momento de confusión que se refleja en cosas que van desde la política de contratación, pasando por el mal juego, y que llegan hasta la extensión del contrato de Rooney.

Entonces hasta el mismo Ferguson tiene que pedir paciencia: “Todo estará bien. Es muy temprano todavía y ha habido muchos cambios”, aseguró en una conferencia en Estados Unidos. Luego añadió: “(Moyes) necesita tiempo. Yo estuve 27 años, así que con un nuevo entrenador, la situación necesita tiempo, pero seguro estará bien”, finalizó.

Las palabras de Ferguson no tranquilizan del todo, y la situación parece revertirse a favor del City, que poco a poco se apodera de Manchester y deja atrás un pasado dubitativo, donde la falta de títulos era la burla de su rival y Europa parecía una utopía. Ahora son ellos los que disfrutan y los 'Diablos Rojos' se hunden en el infierno, algo de donde momentáneamente parecen no salir.

Relacionados