thumbnail Hola,

Los informes de los ojeadores del Arsenal en 2010 ya detectaron problemas con la mentalidad del internacional alemán y eso persuadió a Arsene Wenger de intentar su fichaje

Cuando Arsene Wenger se le preguntó sobre el estado mental de Mesut Özil antes del viaje del Arsenal ante el Stoke City este fin de semana, el técnico trato de aliviar un poco la presión sobre el alemán, fichaje más caro de la historia del Arsenal y por el momento presenta muchas dudas.

El técnico Gunner habló de la "dureza" de la Premier League y puso su confianza en Özil, que sería capaz de adaptarse mentalmente para el juego inglés y manejar la presión que conlleva ser el jugador más caro del club.

Pero detrás de todo esto, la preocupación del francés está yendo en aumento dada la presión que está recibiendo el alemán. “Para él es difícil concentrarse cada tres días en una competición, pero tendrá que adaptarse. Tuvo un partido difícil frente al Bayern porque se perdió y falló un penalti”.

Özil se quedó fuera de la convocatoria en la victoria del Arsenal en casa de la semana pasada sobre el Sunderland, pero vuelve a la acción en el estadio Britannia este sábado. No es el mejor escenario para un jugador que no viene en su mejor estado de ánimo.

Después del penalti fallado frente al Bayern y el bajón moral que eso trajo consigo, no solo llegó la preocupación a Arsene Wenger, sino también a todo el cuerpo técnico. Un club del tamaño y el nombre del Arsenal debería haber previsto este tipo de problemas... De hecho lo hicieron.

Cuando los gunners espiaron a Özil hace cuatro años, mientras que el alemán estaba en el Werder Bremen, los informes revelaron que Wenger debía permanecer lejos de él debido a la debilidad mental del centrocampista.

A pesar de sus impresionantes actuaciones en la Copa del Mundo de 2010 y un contrato a punto de expirar que le hacía disponible a un precio reducido, Wenger optó por no contratarlo debido a la información recopilada por los ojeadores de nivel del club.

Los mismos informes también citaron la falta de Özil de ética de equipo y su pereza sin la pelota, que se han hecho evidentes desde que llegó al Arsenal. Ya ha tenido broncas en el campo con sus compañeros de equipo Per Mertesacker y Matthieu Flamini en las últimas fechas.

Özil ha decepcionado a aficionados y compañeros por igual, con una falta de intensidad en su juego alarmante y una actitud nada positiva dentro del equipo. Si bien todos y cada uno destacaron la ambición del Arsenal en la firma de una estrella de buena fe el último día del mercado de fichajes el pasado verano, algunos dentro de la estructura del club estaban preocupados, ya que estaban firmando un hombre que no encajaba en la ética del club.

El Arsenal esperaba que Özil hubiera madurado como jugador y como persona después de tres años en el Real Madrid, un equipo en el que es prácticamente imposible escapar a la presión. También aceptan que la composición de la plantilla no se adapta el estilo del alemán. Además se suman las lesiones de Theo Walcott y Aaron Ramsey y la ausencia de jugadores que sepan buscar buenos desmarques para aprovechar sus pases.

Özil ha jugado 35 partidos esta temporada desde que llegó a Arsenal el último día del mercado de fichajes, y hay optimismo en torno al club sobre el potencial una vez que pueda realizar una pretemporada completa y ver si verdaderamente se asienta.

Pero, ¿alguna vez será Özil un verdadero líder, capaz de llevar al Arsenal a conseguir títulos? Los acontecimientos, hasta el momento, dejan en evidencia que los informes de los ojeadores de hace cuatro años estaban en lo cierto.

Artículos relacionados