thumbnail Hola,

Tras perder en Anoeta se dispararon injustas críticas hacia el técnico, en cuyo arribo al Barcelona mucho tuvo que ver Leo. Etapa decisiva de la temporada para que el crack brille

OPINIÓN
No muchas horas después de haberse graduado en Manchester, a Gerardo Martino le retiraron el diploma en Anoeta. Y no sólo eso, sino que desde distintos sectores fusilaron al entrenador argentino tras el 3-1 encajado en la última jornada liguera ante la Real Sociedad. El cadáver del Tata, cuyo pecado fue sacar un doble pivote en San Sebastián, yace en Barcelona y debe ser profanado por Lionel Messi para una buena causa: su resurrección.

No importa que el Barça esté a un paso de los cuartos en la Champions League, ni que esté en la final de la Copa del Rey, ni que dependa de sí mismo para ganar la Liga: a Martino le dictó sentencia el mismo juez que lo había endiosado horas atrás, y que hasta le había regalado generosas portadas en los medios de comunicación. El rosarino, que admitió su delito en la rueda de prensa posterior a la catástrofe del sábado, no tiene más remedio que aguantar el mal trago y seguir.

Del paraíso al infierno
Que Martino se equivocó lo saben incluso en la Antártida, porque hasta los pingüinos hoy atizan al Tata. Pero ni en Manchester era el puto amo ni ahora es un burro.
Pero para ello necesita de sus jugadores más que nunca. Especialmente de Messi, la persona que más ha influído en el fichaje del Tata por el Barcelona. Iniciada ya la etapa decisiva de la temporada, que coincide con la semana más dura desde que Martino arribó al Camp Nou, el técnico precisa de un Messi estelar. Y Leo es el primero en querer que a su compatriota le vaya bien. Sabe que es el momento justo para volver a ser él definitivamente. Hasta ahora, el mejor jugador del planeta ha reaparecido sólo en cuentagotas.

¿Y el nivel de la plantilla?

Por otra parte, ¿cuánto menos se equivoca Piqué? ¿cuándo aparecerá Neymar, que lo borda en cada publicidad? ¿qué porción de responsabilidad tienen los jugadores? ¿de Xavi qué sabemos? ¿la autogestión es sólo en las buenas? Preguntas cuyas respuestas bien saben los protagonistas, a los que Martino cuida delicadamente en cada contestación a la prensa para no exponer a nadie.

Del partido con el City el entrenador habrá aprendido que en los jugones está el éxito, siempre que éstos regalen actitud e intensidad. Si le quedaban dudas acerca de cuál era el camino a seguir, el experimento ante la Real se lo confirmó. Toca salir adelante con Messi como abanderado. Leo puede hacer que a Martino le devuelvan el diploma, tiene con qué desenterrar el cadáver.

Sigue a Nicolás De Marco en 

Relacionados