thumbnail Hola,

El galés rompió su gris partido con un zurdazo inapelable que le hizo crecer enteros ante su afición. El malagueño marca un gol, dejando síntomas de renacimiento



1.- Sin el vértigo de Luka Modric, este Madrid es otro

Parecía que sería coser y cantar, y se encontró el equipo blanco un partido áspero como hacía tiempo que no tenía enfrente. En parte, por la disciplina del Elche. Pero sobre todo, por la ausencia de Luka Modric. Ese jugador capaz de romper de un toque toda una línea rival. No estaba el croata, y aunque también faltó Cristiano Ronaldo, se echó muchísimo de menos al mediocampista. Sin su desborde ni su técnica, el Madrid bajó una velocidad al menos.
2.- A Gareth Bale se le caen los goles
Setenta minutos horribles y veinte más para la esperanza. Así fue el balance de Gareth Bale ante el Elche. “Es cuestión de confianza”, dijo Carlo Ancelotti. Y efectivamente parece que ese ‘expresazo’ que se sacó el galés ante el Elche fue un bálsamo para el mal partido que estaba haciendo. Lo cual, deja la positiva reflexión para el madridismo de que al ‘11’ blanco no le hace falta jugar bien para marcar y asistir. Se le caen los goles solos. Y van...
3.- Isco no estaba muerto, estaba de 'parranda'
Algunos lo daban ya por desaparecido en combate, sin casi minutos en este año 2014. Sin embargo, parece que su resurgir está cerca. Cada vez que sale, a Isco se le ve con hambre, y ante el Elche, Carlo Ancelotti le encontró además un sitio en la medular, ya no como falso ‘9’. Y el malagueño respondió con un buen gol y dos buenísimas acciones en ataque que acreditan que nadie puede enterrar a Isco antes de tiempo.

4.- La sanción a Cristiano Ronaldo es esperpéntica
Tres semanas después de una acción que había visto toda España hasta la saciedad, el Real Madrid tuvo que esperar hasta dos horas antes del partido para conocer la resolución definitiva del TAD. Apelación desestimada, que no reducía ni uno de los tres partidos de sanción. Ridículas las formas de todo el proceso. Pero sobre todo, ridículo el fondo del mismo, después de que en estas tres semanas se hayan visto fenómenos mucho más perjudiciales para el fútbol y nunca tan penalizados.

5.- Morata tiene sed de goles
Salió apenas diez minutos, con el partido ya resuelto. Pero hizo parecer que estábamos poco menos que en unas semifinales de Champions League, y no en un partido de Liga ante el Elche. Es una de las grandes cualidades de Morata, que aun sin continuidad parece no desfallecer nunca. Y ‘osó’ incluso quitarle un gol a Bale cuando ambos encaraban a Manu Herrera. Buen síntoma para el Real Madrid. Ancelotti alabó sus movimientos, quitándole presión por los goles.

Artículos relacionados