thumbnail Hola,

El portero empezó la temporada encajando siete goles en el Camp Nou pero sólo fue un accidente que antecedió a una gran trayectoria

Uno de Alexis, uno de Messi, uno de Alves, uno de Pedro, otro de Messi, uno de Xavi y otro de Pedro. Siete y en ese orden fueron  los goles que recibió el Levante en su primera jornada liguera, allá por mediados de agosto.

Al '1' de los granotas le cayó un buen chaparrón. Se fue Munúa y era su hora, la hora de la araña costarricense, la hora del ex salvador del Albacete, la hora de Keylor Navas.

En  los exámenes finales, en Año Nuevo, en tu primera cita con esa persona a la que quieres conquistar... buscas levantarte de la silla despreocupado, estar el día 1 de enero rodeado de los tuyos,  hacerla reír... Siempre deseamos comenzar con buen pie. Si tropezamos, podemos agarrarnos al "Esto no es como empieza, sino como acaba".  Keylor se agarró.

Tras el vendaval sufrido en Barcelona, Navas se puso el traje y la pajarita que llevó Harvey Keitel en Pulp Fiction y, a través de brillantes actuaciones, mostraba a todo aficionado el "Soy el señor Lobo, soluciono problemas" que afirmaba Keitel en aquella maravillosa película que se marcó el fenómeno de Tarantino.

Partido a partido, como repite infinitamente El Cholo, el de Pérez Zeledón ha dejado con la boca abierta a más de uno. Las primeras se abrieron en Vallecas cuando, en la tercera jornada de la Liga, Keylor empezó a solventar los problemas de su equipo tirando de su amplio repertorio. El Levante se impuso por un gol al Rayo, con un resultado engañoso cosechado gracias a ya sabemos quién. "Que no nos ciegue el resultado, hemos estado fenomenal", decía Jémez tras el partido. Los Juegos Mediterráneos, El Sadar,  Balaídos, el propio Ciudad de Valencia, el Benito Villamarín, el Sánchez Puzjuán, Anoeta... numerosos son los estadios que han disfrutado de las heroicidades del arquero del Levante. ¡Y los que quedan!

A falta de quince partidos para finalizar la competición, el costarricense es absolutamente determinante y personifica la tranquilidad de su equipo en Primera. Su rapidez, juego de pies, juego aéreo, uno contra uno, elasticidad y reflejos lo hacen posible. En verano no sabrá con qué novia casarse, ha sonado hasta la bellísima Neptuno. Lo del Camp Nou quedó atrás, tan atrás, que a la vuelta Navas fue protagonista en el pinchazo -Levante 1-1 Barça- de los del Tata. Keylor se agarró.

Relacionados