thumbnail Hola,

La temporada del galés deja mucho que desear mientras que el canterano se esfuerza día tras día en ganarse el puesto

El Real Madrid se ha tomado la revancha de los últimos dos duelos ante el Atlético de Madrid. Los blancos han derrotado de forma contundente a los colchoneros por 3-0 en el Santiago Bernabéu aunque uno de los hechos que más se han hecho notar en el partido es el tanto de Jesé Rodríguez. El canterano ha vuelto a marcar y esta vez ante el eterno rival de la capital. Mejor escaparate, imposible.

Gareth Bale se cayó de la convocatoria a escasas horas del comienzo del encuentro. Carlo Ancelotti vio trastocados sus planes drásticamente con la lesión del galés y tuvo que incluir en el once al joven talento de 'La Fábrica'. El delantero blanco llama a la puerta del primer equipo, y del once titular, con goles, asistencias y un enorme juego colectivo pero parece que la apuesta de la directiva prima sobre el talento en bruto. Tiene potencial para hacer historia en el Real Madrid y parece que siente realmente los colores
del club, más bien el único color.
 
Florentino Pérez ejerce presión para que el galés sea quien ocupe un puesto de titular aunque poco a poco Jesé le ha ganado la partida. Es ya una realidad que el canterano ha hecho méritos para hacerse un hueco en la plantilla y debe estar muy ciego quien no vea su superioridad respecto al ex del Tottenham. Para más inri, Bale está el mismo tiempo lesionado que disponible para jugar. Su físico no aguanta desde que llegara a la capital de España y el dinero desembolsado por él hace evidente un fiasco en el fichaje más caro de la historia.

El nivel no es para nada comparable entre ambos. Por edad los dos tienen capacidad y fútbol para deslumbrar al mundo entero pero a día de hoy el canterano del Real Madrid vive un mejor momento. La temporada del extremo de los 100 millones está siendo cuanto menos cuestionable, igual que su precio. Jesé, en cambio, ha salido a coste cero, su rendimiento supera las expectativas y su crecimiento parece por el momento no tener techo. Los blancos tienen en plantilla a un posible futuro Balón de Oro aunque Ancelotti no pueda verlo por las exigencias de la directiva. El extremo ex de la Premier no puede permitirse el lujo de ver pasar los meses por su vida sin dar su verdadero rendimiento. La cantidad desorbitada que desembolsó el club por él no está justificada ni mucho menos como ocurrió con Cristiano Ronaldo. Lo esperado de él no coincide con lo demostrado y la afición debe empezar a darse cuenta de uno de los errores más catastróficos de esta presidencia.

Bale pasa el tiempo en el gimnasio tratando de recuperarse de lesiones no justificadas por el club mientras Jesé se marca como objetivo trabajar día a día para triunfar en el Madrid. La ambición es muy diferente y el ridículo que hace el club al no alinear al que está más en forma pone en el punto de mira el sistema de la entidad. Los millones no justifican la confianza excesiva en un jugador y la cantera, para una vez que ilusiona con un jugador, merece un mínimo de apoyo. Quién sabe cuándo volverá a salir un jugador así, y cuándo Florentino fichará otro crack para ver los partidos desde la grada.

Artículos relacionados