thumbnail Hola,

La pareja de centrales tiene la confianza del 'Tata' Martino pero no de la afición que no los ve como una garantía para la defensa del área

Gerard Piqué dejó hace mucho de ser 'Piquenbauer' para convertirse, sí en un buen central, pero no de los mejores. Desde su regreso al Camp Nou, el catalán ha dado saltos entre la excelencia y el hueco que deja algo que desear, nunca se sabe qué pasará con el central, si tendrá una buena noche o una para el olvido. Es capaz de meter goles y sin duda se le agradece, los hace de cabeza como pocos culés lo logran hacer, pero también puede cambiar repentinamente y dejar que se le cuelen balones, como sucedió ante el Valencia el pasado sábado.

Lo mismo Javier Mascherano, de él absolutamente nadie puede negar su entrega a los colores. Ante los naranjeros se dejó las costillas en la pelea por un balón, eso vale, mucho y no tiene precio, pero después se cayó. Martino ha depositado mucha confianza en el 'jefecito' y cuando éste tiene un buen día, hay que quitarse el sombrero, pero carece de lo mismo que Piqué, estabilidad en su rendimiento.

Todo esto es lo que nos recuerda que este Barcelona necesita fichar a un central este verano. No hay vuelta de hoja, se necesita y es momento de terminar con las pruebas. No más combinaciones de parejas de centrales, no más tanteo en las recuperaciones, Martino ha de tener claro que Carles Puyol, nuestro eterno y siempre querido capitán ya no está en su mejor momento, duele pensar en que pronto lo veremos partir, pero así es el deporte y ha de tener claro que Piqué y Mascherano no brindan toda la confianza que se necesita. Martino también sabe que Bartra es su mejor central por el momento, al menos es quien más estabilidad demuestra y sólo necesita minutos para seguir reforzándose.

¡Un central!, ¡un central!, es todo lo que pide la afición culé para este próximo verano, viendo que Valdés se va y que casi con seguridad cae ter Stegen en Can Barça. Un central de calidad, con experiencia y que genere confianza es lo que necesita el conjunto blaugrana para que cada línea estratégica tenga que ocuparse de lo que le corresponde. El pasar de largo por el mercado de invierno deja algo claro, el Barça no pensaba buscar un traspaso barato de los que abundan en la época de frío, se va a lanzar, si hace caso, al verano por un despampanante central.

El Barça sabe lo que es jugar con miedo, porque así lo mostró en algunos momentos cuando Valdés estaba ausente por lesión y porque se sabe que la defensa llega a sufrir en el momento que menos se lo imagina uno. El portero que desembarque en el Camp Nou se sentirá más seguro sabiendo que cuenta con una buena línea defensiva y el centro del campo tal vez tenga menos presión. No hacen falta más delanteros ni centrocampistas, además del portero, la guinda será el central.


Artículos relacionados