thumbnail Hola,

Las llegadas de Diego Ribas y José Sosa compensan en gran medida las salidas del club de futbolistas aún por pulir

El Atlético de Madrid se ha movido, y mucho, en este mercado invernal. En un principio el 'Cholo' Simeone solo había acordado la llegada de un futbolista al club del Manzanares aunque la directiva finalmente pudo cumplir aquel sueño tan anhelado de ver vestir de nuevo a Diego Ribas de rojiblanco. Junto a José Sosa conforma el par de jugadores que ha contratado a préstamo la entidad pero para que fueran factibles estas llegadas debían salir al menos otros tantos en enero. Los mandatarios han sabido manejar la situación pero quién sabe si han ganado o perdido con las cesiones.

Los colchoneros tanto en entradas como en salidas han seguido la política de cesiones. La deuda aprieta, pero no ahoga, aunque sí hay que ceñirse ligeramente a unos presupuestos por el momento no demasiado altos. La directiva no le da al técnico cifras desmesuradas para acometer traspasos por lo que los préstamos son una opción al alza en este equipo. El objetivo de rellenar con talento la parte ofensiva del equipo se ha cumplido con esas dos incorporaciones y seguramente las tres salidas que han tenido que suceder no pasarán factura esta campaña a la plantilla.

Léo Baptistao primero y Josuha Guilavogui y Óliver Torres después han salido del equipo en forma de préstamo. Dos de ellos lo han hecho a la Liga BBVA mientras que el restante ha regresado a la Ligue 1 que le vio nacer. Todos ellos jugadores jóvenes de increíble proyección en los que el 'Cholo' y su cuerpo técnico tienen mucha confianza. Pero sin minutos, un jugador está condenado al fracaso. Este era el caso de estos futbolistas que a tan tempranas edades tienen complicado hacerse un hueco en el Calderón. El once ideal y los recambios habituales ya tienen nombre y apellidos desde hace tiempo por lo que lo mejor para ellos era buscar una salida.

Con Diego y Sosa el equipo gana en creatividad, talento, experiencia y paciencia. Saben que su sitio está en el banquillo por el momento pero los años y la veteranía les dan ese plus de saber esperar su momento para aparecer. Además, no necesitan demostrar nada ni seguir mejorando. Ya son futbolistas con todas las letras que lo único que deben cumplir es un buen trabajo en los entrenamientos y en cada partido para poder hacerse un hueco.

Óliver, Guilavogui y Baptistao tienen la necesidad de seguir mejorando. Sin sitio en el equipo ven frenada su progresión y tanto ellos como el club han optado por buscarles una salida momentánea. Las cesiones a la Liga BBVA les permitirá adaptarse todavía más al ritmo de competición de España a tan alto nivel, además de que así el Atlético de Madrid puede seguir de cerca sus progresos. El caso del mediocentro francés es distinto ya que ha optado por volver a Francia pero de todas maneras todavía necesitan todos ellos aclimatarse al máximo nivel para llegar algún día a ser jugadores estables en el club.

Los rojiblancos han dado entrada a dos futbolistas y salida a tres. La plantilla no es demasiado larga pero el talento compensa la diferencia. La juventud es un valor a tomar en cuenta para estos jugadores y a día de hoy el equipo es lo importante, no lo individual. Los tres cedidos volverán para la siguiente campaña con más ganas, con experiencia a sus espaldas y números que les avalen. Diego en la 2014/2015 permanecerá en el club y la competencia será todavía mayor. Este Atlético sabe mover sus fichas y no deja un solo cabo sin atar.



Artículos relacionados