thumbnail Hola,
Tras 44 años sin títulos de Liga, Roberto Mancini levantó la copa con un gran equipo

Así ha crecido el temible Manchester City, rival del FC Barcelona

Tras 44 años sin títulos de Liga, Roberto Mancini levantó la copa con un gran equipo

Getty

Para llegar a donde está hoy, el equipo inglés tuvo que cambiar el rumbo, dejarse guiar por expertos españoles y atravesar una época de aprendizaje y derrotas

El fútbol moderno ha cambiado en todo sentido. Tecnología, velocidad, otro tipo de jugadores y por supuesto, mucho más dinero. Pero más allá de todo esto, la llegada de los millonarios a este deporte ha significado que las grandes empresas se quedan con los equipos y el debate entre la historia, el saber de fútbol y lo que no se debe hacer frente a un club se ha hecho una constante.

A mediados de 2008, el jeque Mansour y su hermano, Sulaiman Al-Fahim, decidieron llegar a Manchester para comprar uno de los equipos de la ciudad. Ambos, inversionistas en varias empresas y poseedores de una de las fortunas más grandes del mundo, fabricada a partir de la explotación del petróleo en Abu Dhabi, concretaron su sueño en julio, cambiando la historia del Manchester City.  

Con 2 Copas de la Liga, 4 FA, 2 Torneos Locales, 3 Community Shield y una Recopa, el palmarés del equipo no era chico, pero desde los años 70, momento de mayor gloria Citizen, eran más las tristezas por los descensos que las alegrías de los buenos resultados. Así que la compra, por un valor cercano  340 millones de dólares, despertó a los hinchas de un gran letargo.

Por otra parte, como hombres de negocios, pero poco conocedores de fútbol, los árabes acertaron en la búsqueda de dos asesores clave, quienes en el proceso de inversión y manejo del equipo serían fundamentales para la situación actual: Ferrán Soriano y Txiki Begiristain, provenientes de Barcelona, y en parte gestores de lo que fue la era Laporta - Guardiola con los catalanes. Ambos tienen claro cómo se debe manejar un club de fútbol.  

Y así, luego de esa buena decisión, inició el recorrido del Jeque en el fútbol inglés. Con Mark Hughes como técnico y la llegada de Robinho como muestra de poder, el equipo intentó suplir sus defectos a partir del ataque, pero no logró más que un décimo lugar en una Premier League donde brillaban Manchester United y Chelsea.

La inversión inicial fue de 212 millones de dólares, un valor por el que, además del mediapunta brasileño, también llegaron Nigel de Jong, Jo, Wayne Bridge y el galés Craig Bellamy, como algunos de los nombres más llamativos. Pero eso no fue suficiente y aunque el dinero gastado fue superior al producto de la suma de las 5 temporadas anteriores, la lucha contra los grandes siguió siendo difícil.

La siguiente temporada Hughes dejó el equipo y llegó Roberto Mancini. El italiano, que había salido de Inter luego de una campaña irregular, continuó con el proceso y las incorporaciones. Adebayor, Tevez, Lescott y Santa Cruz, entre otros, fueron su carta de presentación, mientras que la idea de un equipo ofensivo era cada vez más clara.

Mancini logró un meritorio quinto lugar en su primera temporada, se clasificó a la Europa League del siguiente año, y disfrutaba de la opulencia económica a partir de la cual siguió reforzando la zona ofensiva. Por eso aunque se equivocó con algunos nombres, también consiguió resultados.

Una FA después de 41 años, una Liga tras 44 y la Supercopa después de 40 le bastaron al italiano para ganarse el cariño de la gente. Pero la cuenta pendiente ahora fue mayor, porque todos querían más y en la Champions no pudieron pasar de primera ronda, entonces tras ese error y otro irregular torneo, se buscó un reemplazante.

El chileno Manuel Pellegrini tomó el mando del equipo y con la misma disponibilidad de dinero para invertir, además de llevar a sus jugadores, logró el acceso a segunda ronda de Champions, se metió en la final de la Copa de la Liga, sigue avanzando en la FA y comanda la Premier.

Por lo tanto, queda claro que el proceso no está concluido, pero toma forma. Los errores en algunos jugadores como Balotelli, han salido bastante caros, pero de igual forma los aciertos con algunos otros como Silva o Agüero, también son la clave del punto en el que se está ahora.

Y aunque la discusión por los nuevos inversionistas del fútbol sigue abierta, porque algunos como en el caso de Cardiff o Monaco, siguen pensando que con pasta basta para manejar el fútbol, está claro que no sólo se trata de negocios o de inversión, sino que se debe ir un poco más allá, para lograr ser exitoso, aunque el dinero gastado, 1025 millones de dólares, aproximadamente, vaya más allá de una cifra imaginable.

Relacionados