thumbnail Hola,

El proyecto escogido por el Real Madrid aglutina los elogios desde todos los estamentos del club. Ignacio Zoco lo analiza para Goal: “Tiene una pinta maravillosa”

“¡Es un campazo!”. Florentino Pérez y el fundador de GMP Arquitectos, Wolkwin Marg, acababan de finalizar los discursos institucionales de presentación del nuevo estadio Santiago Bernabéu, y se dirigían hacia la maqueta del proyecto para las protocolarias fotos cuando se cruzó en mi camino un directivo del Real Madrid. No hicimos más que estrecharnos las manos, y sin mediar ningún otro saludo, sus primeras palabras fueron ésas: “¡Es un campazo!”. Señal del orgullo con el que afronta la cúpula del club blanco la reforma integral de su histórico, que no vetusto, estadio. El propio Florentino Pérez caminaba después entre los socios y peñistas madridistas por el Palco de Honor del Bernabéu, con el pecho apuntando al cielo. “Será el mejor estadio del mundo”, se atrevió a decir el presidente blanco en el discurso oficial.

Y parecía que esas palabras habían calado hondo entre los presentes. Los presidentes de las peñas madridistas de La Saeta y El Botijo se congratulaban en Goal tras ver el proyecto del nuevo estadio. “Es espectacular”, decían. Hasta jugadores legendarios del Real Madrid, de ésos que son parte misma de la historia del Santiago Bernabéu, como Ignacio Zoco, lucían emocionados una sonrisa de satisfacción. “Tiene una pinta maravillosa”, explicaba a Goal el otrora centrocampista navarro, que estuvo escoltado por otros ex jugadores merengues como Enrique Pachín, José Luis López Peinado, o un Amancio que también se mostraba orgulloso del proyecto de reforma del estadio ante las cámaras de RMTV. Desde luego, si alguien en la cúpula del Real Madrid albergaba algo de zozobra, se la debió quitar de un plumazo, pues la primera acogida in situ del proyecto fue sensacional.

Hasta el punto de que dos de las cuestiones más polémicas de todo el proyecto pasaron prácticamente inadvertidas para los presentes. Ambas relacionadas con la forma de financiación del nuevo estadio: la emisión de bonos entre los socios, y el ‘naming’ del Santiago Bernabéu. Florentino Pérez no citó ninguna de las dos cuestiones de forma tan explícita en su discurso oficial, aunque sí lo deslizó. Sea como fuere, era ‘vox populi’. Y aun así, en ningún momento se generó debate entre los presentes allí mismo.

No es el momento. Ya habrá tiempo, piensan en el Real Madrid. Lo fundamental era escoger un proyecto. Y una vez dado este primer paso, es el turno de apuntalar los planos al completo por parte de los estudios de arquitectura, de esperar a los permisos urbanísticos pertinentes, de licitar las obras y, lo más importante, de negociar con un sponsor el patrocinio del estadio. Imprescindible para financiar las obras. El nuevo Santiago Bernabéu ha nacido de momento sin un nombre. O mejor dicho, sin un apellido. Pero sin un proyecto que presentar a las empresas, no había forma alguna de llegar a acuerdos. No hay tampoco ni el menor atisbo de preocupación en el Real Madrid. Ofertas hay, dicen. Y todavía llegarán más seguro, apuntan dirigentes del club blanco. No será un problema económico.

Otra cosa será lo de conciliar entre los aficionados la historia del coliseo merengue con un nuevo patrocinador que ponga el apellido al estadio. Claro que no hay tampoco mejor momento que éste para dar ese paso. El instante en el que el club trata de aventajar al presente adelantando el futuro. “Un estadio de tercera generación, inteligente y tecnológico”, como se dijo en la presentación, está a las puertas del madridismo. Y nace con la firmeza que aporta a las bases una inmensa ilusión en la Casa Blanca y alrededores.




Artículos relacionados