thumbnail Hola,

En rueda de prensa, el técnico italiano confiesa que el galés “tiene que mejorar” en este 2014, a la vez que expresa su confianza en que ya ante el Betis “jugará un buen partido"

El Real Madrid está viviendo un 2014 de ensueño. Invicto e imbatido todavía, en cuartos de final de Copa y dos puntos más cerca de Atlético y Barcelona en Liga, con la renovación de Xabi Alonso en el bolsillo, y el Balón de Oro de Ronaldo en el escaparate. Aunque irónicamente, este nuevo año no está siendo precisamente de vino y rosas para uno de sus jugadores que se presumían más importantes: Gareth Bale. El galés no está del todo fino, y se le ve desconectado en algunos partidos. Como si esa explosión que experimentó allá por octubre y noviembre se hubiera diluido por completo.

Y en rueda de prensa, Carlo Ancelotti no ha ocultado este bache que está atravesando. Motivado, según el de Reggiolo, por esa lesión en diciembre que le mantuvo fuera de juego durante algunas semanas: “No es un problema de titularidad. Bale es un jugador muy importante para nosotros. El fichaje de Bale fue muy muy bueno. La historia de Gareth es muy clara, con problemas en pretemporada por su fichaje, pero en cuanto estuvo bien físicamente, lo hizo estupendo. Con el año nuevo, tiene que mejorar. Necesita combinarse mejor con los compañeros, pero son problemas normales de jugadores que llegan nuevos, a un nuevo país, nuevo idioma y nueva cultura”.

El técnico merengue, sincero como pocos, es el primero que identifica públicamente esa trayectoria del ‘11’ con altibajos desde que llegó al Real Madrid. Es difícil ocultar que, viendo su nivel habitual, Gareth Bale puede hacerlo bastante mejor de lo que lo está haciendo en la actualidad. Sin embargo, igual que Ancelotti le deja un palito en rueda de prensa, fue el primero que le dio también zanahoria para levantarle la moral públicamente, el primero que trató de protegerle antes de que las críticas fueran a más.

“He hablado justo hoy con Bale. Está bien, cómodo, se siente bien físicamente. El golpe que tuvo ya es pasado. Creo que mañana ante el Betis jugará un buen partido”, explicaba a su vez Carlo Ancelotti en rueda de prensa. Así es el técnico merengue, tan sincero y exigente con sus jugadores, como protector y paternal. Llegó con fama de ser un magnífico gestor de vestuarios. Y en media temporada que lleva en la Casa Blanca, nadie hasta el momento podrá tacharle de lo contrario.





Relacionados