thumbnail Hola,

El argentino continúa siendo el futbolista más valioso del planeta y será prácticamente imposible que recupere su nivel. Hay que vender cuando el mercado está alto

Todos los sectores de la prensa han hablado de la 'Messidependencia', pero ninguno de ellos sobre quién es el causante de la misma. La respuesta es fácil, y está en la propia palabra. El culpable es el propio jugador. El argentino ha configurado un FC Barcelona hecho realmente a su medida, haya el entrenador que haya en el banquillo. Esto hasta el año 2013 no ha terminado por explotar cuando comenzaron las lesiones y a día de hoy se dejan ver las consecuencias de haberse entregado tanto y confiado de tal manera en un jugador.

Messi es innegable que desde el 2008 viene siendo el mejor futbolista del planeta. De hecho lo fue hasta aquella fatídica eliminatoria ante el Bayern Múnich en donde el equipo cayó estrepitosamente en uno de los mayores ridículos de la Champions League. Desde entonces su posición como mejor futbolista del mundo se vio muy debilitado, además de que coincidió con la explosión de Cristiano Ronaldo. Las lesiones han truncado el mantenimiento del cetro terrenal y quién sabe si podrá recuperarlo y volver a su nivel anterior.

La lesión es evidente que aún no está ni mucho menos superada. El azulgrana ha disputado ya algunos partidos a medio gas paseando, arrastrando, su cuerpo por el campo. Ya ha marcado en el 2014 pero está a años luz de su rendimiento real. El barcelonismo, y cualquier aficionado al fútbol espera mucho más de él, pero no es seguro que pueda darlo. Por esto, quizás haya llegado el momento de deshacerse de él. Continúa siendo el futbolista mejor valorado económicamente y muy pocos clubes tendrían efectivo para contratarle, pero seguro tendría ofertas.

Hace poco se habló de una oferta de 400 millones de euros, pero si el club decidiera venderle la cifra no llegaría a los 200 'kilos'. El mercado está alto, muy alto, (solo hay que ver lo que se pagó por Gareth Bale) pero nadie es tan descerebrado de soltar tal cantidad de dinero por un saco de huesos y músculos que no saben si dará lo mejor de sí. Reduciendo la cantidad a la mitad estoy siendo demasiado generoso pero en ningún caso la cifra bajaría de los 100 millones. El Barcelona se embolsaría el presupuesto en fichajes de más de una temporada con la venta de Messi, algo que no ven factible en la directiva.

Messi no es el único que debería salir de la entidad. Otros como Xavi o Iniesta, a quienes parece que les cuesta seguir el ritmo actual de un equipo 'top', también deberían buscar una salida. Los años aprietan y aunque han dado todo por este equipo a todo futbolista le llega el momento de dejarlo, el fútbol o su club. Ambos, igual que el argentino, ampliarían en cantidades ingentes las arcas del club. No me atrevo a fijar el precio de mercado de ninguno de estos dos jugadores pero seguro estarían entre los más caros del mercado en el que fueran traspasados.

Con el dinero de las ventas de Messi, Xavi e Iniesta, el FC Barcelona podría acometer la reforma tan necesitada que necesita la plantilla. Se han hecho notorias las carencias de este equipo y tan solo podrán subsanarse con gastos en los mejores jugadores del mundo. Un central, dos centrocampistas y un delantero centro harían falta a este equipo para volver a encandilar a todos con su fútbol. La cantera es útil en momentos de flaqueza pero salvo excepciones no dejan cracks mundiales muy a menudo. Esta generación llegará a su fin tarde o temprano. Mejor será retirarse en la cumbre con el dinero bajo el brazo que dejar caer a los infiernos a estas personalidades, como ya ocurrió con Ronaldinho en su día.

Artículos relacionados