thumbnail Hola,

El bajón de Diego López, unido a las buenas actuaciones del mostoleño, tendrían que hacer cambiar de opinión a Carlo Ancelotti

Vaya por delante que no tengo nada en contra de Diego López, gran portero y gran profesional, pero su bajón en los últimos partidos es algo muy evidente. El gallego ha pasado de ser el salvador del Real Madrid en los primeros partidos de la temporada a acumular una serie de graves errores en los últimos. En El Sadar, Diego dejó uno más para la colección concediendo un córner en una muy mala salida que daría lugar en la siguiente jugada al gol rojillo y en Mestalla se quedó bajo los palos en un saque de esquina que remató Mathieu.

El paso de José Mourinho por el Real Madrid ha dejado una especie de división a la hora de buscar el guardameta para el equipo. Los fieles al portugués siguen a pies juntillas las palabras de su pastor y no se mueven de su posición. Da igual como lo haga Iker, pues nunca lo van a reconocer, pero en cambio siempre estarán esperando un fallo del mejor guardameta de la historia del club para criticarlo e insultarlo. Sí, los que critican a Casillas luego se van permitiendo dar clases por ahí de quien es mejor madridista. De chiste.

Probablemente toda la presión mediática que hay alrededor de la portería del Real Madrid no le esté haciendo ningún favor al bueno de Diego, pero sí es cierto que parece que la presión está pudiendo en las últimas fechas con el ex del Sevilla. Además, las estadísticas hablan por si solas y dicen que al Real Madrid le crean muchas más ocasiones de gol cuando López es el que defiende la portería del Real Madrid, algo directamente relacionado con la comunicación de un guardameta con su defensa.

Si a todo eso le sumamos las buenas actuaciones que ha tenido Iker Casillas cuando se ha puesto bajo los palos de la portería del Real Madrid, la ecuación que no sale es de fácil resolución: Iker Casillas debe recuperar la titularidad en el Real Madrid, tanto por méritos propios como por fallos de su competidor en el puesto. Diego López ha encajado 22 goles en los 17 partidos que ha disputado esta temporada con el Real Madrid, mientras que Casillas ha encajado ocho goles en once encuentros. El promedio de goles encajados por Diego López es de 1´30 goles por partido, mientras que el de Iker es 0´73.

Un dato más demoledor aún es el de veces que ambos guardametas han dejado su portería a cero. Diego López únicamente lo ha conseguido en cuatro ocasiones de las 17 posibles, mientras que Casillas lo ha hecho 7 veces en once encuentros.

Pero no todos son números, y probablemente sean más importantes las sensaciones que deja cada portero. A Casillas se le ha visto tranquilo y firmando grandes actuaciones, como por ejemplo la de Turín ante la Juventus. Diego, en cambio, se está mostrando en las últimas semanas mucho más inseguro, nada que ver con su sensacional inicio de temporada cuando el 'run run' mediático era aún mayor que ahora. Ahora la pelota está en el tejado de Carlo Ancelotti, aunque yo lo tendría claro; el mejor portero del mundo debe recuperar la titularidad en el mejor club de la historia.



Artículos relacionados