thumbnail Hola,

El equipo blanco apretó durante la primera parte para después dejarse llevar en la segunda. El tolosarra fue uno de los grandes triunfadores de una noche, donde no hubo fantasmas

El Real Madrid pasó ayer a octavos de final de la Copa del Rey tras vencer al Olímpic Xátiva por 2-0 en el Santiago Bernabéu. A pesar de que los merengues no pasaron por ningún apuro, es cierto que la victoria tampoco tuvo demasiado brillo para tartarse de un enfrentamiento contra un rival claramente inferior. A continuación, analizamos los cinco puntos más interesantes de este último partido del equipo merengue:

1.- Los fantasmas son cosas del pasado

Llegaba con sólo un 0-0 del partido de la ida, pero aun así, Carlo Ancelotti apostó por un once sin muchas de sus estrellas. Caminando hacia el Santiago Bernabéu, era inevitable pensar que había alguna opción, aunque fuera remota, de un resbalón. El resultado así lo decía. Aunque luego el fútbol se impuso sin dar mayor cabida a fantasmas ni especulaciones. 2-0 en veinticinco minutos, y a dormir la victoria hasta el final. Habrá quejas por no haber goleado, pero lo cierto es que el objetivo de la clasificación se ha conseguido y con suficiencia.

 

2.- Isco jugaría igualmente bien en campos de barro

Estuvo desaparecido algunas semanas, y quizás le viniera hasta bien para tomar impulso. Porque desde entonces, Isco está imparable. Y quizás no luzca tanto por goles y asistencias como en sus primeros partidos de blanco, pero ahora no hay partido en el que el malagueño desaparezca. No lo hizo en La Murta, tampoco en El Sadar, ni este miércoles ante el Olímpic de Xátiva, donde nuevamente volvió a ser uno de los mejores. Da la sensación que si mañana jugara en un campo de barro, o con arena de playa, Isco seguiría partiéndose el pecho de igual y eficiente manera.

 

3.- El Santiago Bernabéu se vuelca con Xabi Alonso
En un partido sin mucha historia, fue una de las noticias de la noche. No fue titular, y cuando saltó al césped parecía que recién llegaba de ganar la Champions League, el Balón de Oro, o las dos cosas juntas. Porque el coliseo merengue se volcó con Xabi Alonso como lo hace pocas veces y con pocos jugadores. Era el último partido antes de que se abriera el mercado invernal, y con Xabi sin haber renovado aún, el madridismo le dejó las cosas bien claras: quieren al ‘14’ blanco durante muchos más años en el Bernabéu.


4.- Jesé y Di María, empate técnico por ser el número ‘12’
Era uno de los atractivos del partido. Con un Di María taciturno, muchos aficionados clamaban por una oportunidad para Jesé. Y ante el Olímpic coincidieron los dos sobre el campo en idénticas circunstancias, ante el mismo rival. Ideal para poner el rendimiento de los dos en una balanza. Que finalmente se quedó equilibrada en el aire, sin decantarse por ninguno de los dos. A Di María le lució mucho el trabajo, con un gol y habiendo participado en el otro. Aunque Jesé quizás fuera el que más desempeño pusiera en la segunda parte, sin mucho éxito, dicho sea de paso. El debate sigue abierto. Hay que esperar a próximos ‘rounds’.


5.- Reservando fuerzas, no se puede fallar ante Valencia
Lo dijo el propio Ancelotti: “En la segunda parte bajamos el ritmo demasiado”. No hacía falta dar más de sí, pues lo importante era la clasificación. Pero superado el trámite, es momento de dar el do de pecho en la Liga para despedir el año sin descolgarse todavía más de la cabeza de la tabla. Es un partido trampa, porque seguro que de lo que ocurra en Mestalla saldrá una u otra lectura de esta misma eliminatoria de Copa a las puertas de las vacaciones navideñas además: si se gana en Valencia, este partido de Copa será visto como un trámite; pero si no se gana, aparecerán las críticas tras lo que se entenderá como dos partidos reguleros. No hay otra. Si reservas fuerzas, luego tienes que exhibirlas.




Artículos relacionados