thumbnail Hola,

El Manchester City buscará cortar el paso a los blaugranas que sueñan con volver a alzar 'la orejona' esta temporada

Uno de los objetivos no expresos del 'Tata' Martino es lograr lorar su primer título de Champions League y el quinto del Barcelona, pero el camino no pinta nada fácil. El técnico no quiere hacer público su deseo, porque inmediatamente se agregaría presión al vestuario y a su misma persona, a sabiendas de que el camino que se le presenta a los culés es bastante complicado.

El Manchester City es el siguiente rival de los blaugranas en los octavos de final de la Liga de Campeones, un rival súmamente decisivo. Perder ante los de Manuel Pellegrini eliminaría al Barça en los octavos de final, poniéndose en automático la duda sobre su desempeño, pero si al contrario se sale victorioso ante los 'citizens', el estado anímico sería inmejorable para seguir adelante e intentar llegar a la final.

El Barça tiene una cuenta pendiente con el torneo europeo. Tito Vilanova parecía predecir el futuro del Club para la siguiente temporada, cuando un día antes de intentar la remontada ante el Bayern de Múnich decía en rueda de prensa: "Dentro de los ciclos hay picos de títulos. Hemos logrado llegar a seis semifinales. La próxima temporada será muy difícil llegar a 7. Sería la 'rehostia'". Sin saber cómo pintaría la próxima campaña, el de Bellcaire ya sabía que los retos para el equipo son cada vez más complicados y cuánta razón tenía.

Al conjunto de Martino le ha costado encontrar su mejor nivel y adaptarse a los retoques tácticos del técnico argentino y justo cuando parece haber encontrado la clave para desplegar su mejor fútbol nuevamente y humillar a sus rivales, viene el parón navideño que supone para cualquier club una baja temporal en el rendimiento. El Barça tendrá poco más de un mes para reencontrarse y después verse con el City, uno de los candidatos para levantar 'la Orejona'.

El Bayern puede volver a encontrarse con los culés durante el torneo, los muniqueses ahora comandados por Pep Guardiola, quien conoce a la perfección su casa, no estarían dispuestos a permitir a los blaugranas la revancha, pero es también verdad que los catalanes tienen una espina clavada. Para llegar a la final hay que ir paso a paso, primero hay que superar los octavos y de hacerlo, eliminar al rival que se presente en cuartos. Conseguir la séptima semifinal parece una gran hazaña que hoy pinta bastante complicada, pero levantar el trofeo volvería a poner en alto al Barcelona, ese Barça que Pellegrini dice que no es el mismo de hace dos años.

Artículos relacionados