thumbnail Hola,

Sergio Ramos, Di María y las cinco claves del Osasuna 2-2 Real Madrid

El Real Madrid tiró la primera parte, despistado con Clos Gómez. Loable remontada en inferioridad, donde algunos jugadores dieron un paso adelante... y otros, atrás

1.- Osasuna tendió la trampa, y el Real Madrid
y Clos Gómez cayeron en ella


Si Osasuna hubiera diseñado un guión para enfrentarse al Real Madrid, seguramente hubiera elegido el que finalmente se vio en El Sadar. Gol tempranero sorpresivo, y empezamos a especular con el árbitro, que si ahora me tiro, que si ahora hago esta falta, que si el estadio calienta el ambiente… un poco de ese otro fútbol, que si sale bien, sirve para desconcentrar al rival mientras pasa el tiempo con el marcador a mi favor. Y en este caso, le salió a Osasuna, con un Real Madrid que se desquició con Clos Gómez desde que Riera marcara el primer gol hasta que llegó el descanso. Se tranquilizó al paso por los vestuarios, pero entonces la papeleta era ya más complicada que cuando Osasuna se adelantó al cuarto de hora. Y conste que Clos Gómez estuvo mal en casi todas las acciones decisivas, y que invitaba a entrar en cólera contra él. El Real Madrid, sobre todo, pero también en parte el Osasuna. Sin embargo, hubo uno que sí se desconcentró, y otro que lo utilizó en su beneficio. Y si el equipo blanco, en particular Sergio Ramos, no hubieran caído en esa jugada, seguramente el guión del partido hubiera sido otro diferente.

 

2.- Si no marca Cristiano Ronaldo, el Real Madrid no gana

El dicho es al contrario: siempre que marca Ronaldo en Liga, el Real Madrid gana. Pero esta vez se invirtieron los factores. Tuvo varias oportunidades el ‘7’ blanco de marcar, pero esta vez fue más terrenal de lo normal… y su equipo lo notó. Porque si hubiera aprovechado el taconazo de Isco a los diez minutos de partido, quizás el encuentro se hubiera roto a favor de los blancos. Y porque si el ‘7’ falla, y también lo hace Gareth Bale, el agujero ya es de unas dimensiones considerables. Magnífica racha llevaba el luso. Afortunado Osasuna, que será de los pocos rivales este curso que no ha tenido que sufrirlo. Mala suerte, pensarán en Valencia, porque ahora las probabilidades de que también se quede sin marcar la próxima jornada son mucho menores.

 

3.- La oportunidad del coliderato antes de 2014 se difumina
Son como esos sueños, que cuando tratas de recordarlos se esfuman en tu cabeza. Eso mismo le ha pasado al Real Madrid esta jornada. Tenía la oportunidad de plantarse como colíder, aunque fuera durante unas horas, pero de esa forma presionar al menos a Barcelona y Atlético. Y desapareció en Pamplona. Un claro paso atrás en esa carrera por el liderato de la Liga. Queda tiempo aún, pero es inevitable pensar que recortar más puntos todavía a los líderes antes de Navidad podría haber sido un golpe definitivo al campeonato. A Ancelotti sólo le queda empezar de nuevo.


4.- Sergio Ramos está para entrar en la nevera
Vale que Clos Gómez no acertó al expulsar a Sergio Ramos. La primera acción por la que fue amonestado no es ni falta. Y en la segunda, aunque hay contacto, no hay impacto. Personalmente, no es ni falta. Pero tampoco puede ser casualidad que siempre sea Sergio Ramos el que quede señalado para mal en la presente temporada. No es su mejor campaña, ni mucho menos, y parece que no termina de entonarse. Pues cabe recordar que el de Camas regresaba este sábado a la disciplina blanca después de perderse el partido en Copenhague por otra expulsión infantil ante el Galatasaray en Champions League. Lo decíamos hace tiempo: Sergio Ramos no está hoy para ser titular en el Real Madrid. Por prestaciones, que no por nombre ni por experiencia, Nacho Fernández ha sido más eficiente que Ramos esta temporada incluso. Y esa circunstancia dice mucho de la situación del ‘4’ madridista.


5.- Isco, de nuevo entre los mejores; al contrario que Di María
Dice Carlo Ancelotti que, del partido ante Osasuna, se queda con la reacción de su equipo al remontar con un jugador menos. Y sin obviar el palmario pinchazo ante uno de los equipos de la zona baja de la tabla, tiene razón el técnico en elogiar la remontada. Es más que meritoria. Y en parte, porque hubo jugadores que trataron de echarse el equipo a la espalda. Uno de ellos, Isco. Viendo el once titular, el malagueño parece haberse asentado en la alineación merengue. Viendo el partido, y algunas de sus últimas actuaciones, parece justo. Al contrario que Di María, que salió con más de media hora por delante y no ejerció de revulsivo, como se esperaba. Otro que no termina de entonarse. Y curiosamente, como Ramos, también con cuestiones de renovación de por medio. La cabeza, que quizás no esté donde debiera.


Relacionados