thumbnail Hola,

El argentino y el brasileño apuntan al once inicial ante el Galatasaray en la Champions. Ambos fueron las sensaciones del verano, y su estela se fue apagando. Hasta este miércoles

El Santiago Bernabéu se viste de gala este miércoles para recibir al Galatasaray. No por la entidad del rival. Tampoco porque haya en juego gran botín. Pero sí porque será el día de Cristiano Ronaldo. El luso no estará sobre el campo, pero sí en las gradas. Por toda la grada, de hecho. Se esperan 45.000 caretas del ‘7’, con decenas de pancartas a favor del jugador madridista. Las mofas de Joseph Blatter y la tremenda eliminatoria de repesca que cuajó han incendiado al madridismo, que quiere dar su apoyo unánime al de Funchal ahora que además las votaciones para el Balón de Oro siguen abiertas. El coliseo blanco debe ser un clamor.

Lo agradecerá seguro el equipo merengue, donde muy posiblemente forme Ángel Di María en el lugar del ‘7’. El argentino regresa a una convocatoria después de caerse por unas molestias físicas ante el Almería, y apunta directo al once. Al menos, eso dio a entender Carlo Ancelotti en rueda de prensa: “¿Si Jesé puede jugar en lugar de Cristiano? Bueno, para suplir a Cristiano Ronaldo podemos utilizar a Di María, que está disponible. O claro, también a Jesé, que lo hizo muy bien en Almería. Mañana decidiré”. Lo que en el idioma del técnico de Reggiolo significa que el Fideo parte con más opciones. Lo nombra primero, hace más hincapié en él, y el italiano no engaña.
¡Tuitea con Fernando Morientes!
Envía tus preguntas al exjugador del Real Madrid vía @Heineken usando el hashtag #sharethesofa este miércoles

Sería así la vuelta del Fideo al once blanco, después de haber sido tan sólo una vez de la partida en este mes de noviembre a punto de terminar. Una situación radicalmente contraria a la que vivió al inicio de la temporada, donde se erigió en una de las sensaciones merengues. Hasta el punto de convencer a Carlo Ancelotti por delante de Mesut Ozil, hoy en el Arsenal. Por su polivalencia, su talento, su acierto, su sacrificio y su positiva predisposición. Sin embargo, el huracán Gareth Bale se ha llevado todo eso por delante. Desde que el galés explotó de blanco y se instaló en el once merengue, Di María ha pasado a un segundo plano, sin hueco en el equipo madridista. Este miércoles tendrá la oportunidad de refrescar la memoria a su entrenador y la afición blanca, de reverdecer laureles. Luchador como pocos, seguro que se empeña al máximo en ello en la Champions League.

Otro que tiene la oportunidad de reivindicarse es Casemiro, que también apunta al once titular ante el Galatasaray. Y es que Carlo Ancelotti parece que dará descanso a Xabi Alonso. “Tenemos que ser cuidadosos con Xabi, porque viene de una lesión importante. Jugar dos partidos en tres días puede ser peligroso. Debemos pensar en si es mejor que descanse y que juegue Casemiro”, explicaba el técnico de Reggiolo, claro como pocos en sus exposiciones. Raro sería no ver al brasileño en la parte ancha del campo este miércoles, visto lo visto.

El mediocentro apenas ha contado en los planes de Ancelotti después de una pretemporada asombrosa, pero siempre que juega, deja algún detalle. El pasado sábado, ante el Almería, nada menos que una asistencia y un disparo al poste. Es joven Casemiro, pero tiene madera de buen pelotero. Físico, pero con buen criterio y toque de balón. Ahora con Sami Khedira fuera de juego, está ante la magnífica oportunidad de poder sacar la cabeza en un equipo repleto de estrellas. La dupla Xabi-Illarramendi promete mucho, es el plan A del Real Madrid, pero al menos ahora el brasileño tiene un poco más cerca la opción de la titularidad. Ante un equipo físico como el turco tiene en su mano la opción de asentar las sensaciones que dejó en verano. El chico promete.



Artículos relacionados