thumbnail Hola,

Ancelotti tiene que apostar por jugadores espectaculares para desarrollar su fútbol espectacular. Y en el mercado no los hay mejores que en su propia plantilla

Definitivamente, el Real Madrid no encuentra el remedio infalible contra el Virus FIFA. Es llegar los compromisos de las selecciones nacionales, y que los Florentino Pérez y compañía empiecen a temblar ante la que se les avecina. Y es que, en los últimos años, son varios los jugadores que han caído lesionados, y algunos de bastante gravedad: Marcelo, Coentrao, Albiol, Xabi Alonso, Kaká, Pepe… y el último, Sami Khedira, que se perderá lo que resta de temporada cuando empezaba a hacerse fuerte en los esquemas de Carlo Ancelotti.

El debate es irremediable: ¿Debe el Real Madrid acudir al mercado de fichajes para buscar un sustituto para el alemán? Y la respuesta, creo, es igual de nítida: No. Pensemos. No, porque precisamente en esa parcela del campo, el Real Madrid ya tiene jugadores suficientes en los Xabi Alonso, Asier Illarramendi, Casemiro, Luka Modric, Isco Alarcón, e incluso, Ángel Di María. Y no, porque en el mercado no encontrará el Real Madrid ningún jugador con mejor relación calidad-precio que la que le pueden ofrecer sus mismos jugadores. ¿O acaso creen que se podría encontrar a alguien mejor que Isco o Di María de entre los jugadores españoles en paro? ¿O quizás que haya clubes que dejen salir a sus estrellas con la temporada a medias? Una utopía, vamos.

Quizás el debate esté mal enfocado entonces. Porque seguramente el quid de la cuestión no esté en buscar a un jugador como Sami Khedira, un jugador con similares características para desarrollar un rol similar en el Real Madrid. Quizás la cuestión sea plantearse por qué no prescindir de un jugador con un perfil más físico, más defensivo y más ‘de equilibrio’ (Ancelotti dixit), para apostar por un futbolista de un perfil más talentoso. No obstante, para exhibir un fútbol espectacular necesitas futbolistas espectaculares.

Khedira evidentemente aporta unas cualidades físicas y de rigor táctico al equipo que son las que le han llevado a ser titular con Joachim Low, José Mourinho y Carlo Ancelotti. No puede ser casualidad. Pero no es menos cierto que, en según qué partidos y ante según qué rivales, la figura del mediocentro defensivo está de más si el contrario está encerrado en su área y no hay a quién robarle la pelota ni con quien ir al choque. Es por ello que la apuesta de Ancelotti debería ser quizás la de Isco Alarcón o Ángel Di María para ese puesto vacante que se abre en la medular. Porque ellos sí son espectaculares para ese estilo que quiere implantar el técnico blanco. Porque siempre será más fácil enseñarle a un genio del balón a defender, que no enseñarle a dar taconazos a un tablón de madera.



Relacionados