thumbnail Hola,

El guardameta vive su peor etapa en el equipo blanco, hasta tal punto que peligra su titularidad en el Mundial de Brasil

Corren malos tiempos para Iker Casillas en la portería del Real Madrid. Todo se le ha ido torciendo al de Móstoles después de aquella desafortunada lesión en Mestalla el pasado 23 de enero, cuando Álvaro Arbeloa, accidentalmente, golpeó con el pie la mano del guardameta, teniéndolo alejado de los terrenos de juego unos tres meses. En ese tiempo el Real Madrid se hizo con los servicios de Diego López, al que José Mourinho le entregó las llaves de la portería del Real Madrid e Iker no volvió a disputar ni un encuentro con el equipo de toda su vida hasta el final de la temporada.

Con la llegada de Ancelotti las cosas parecía que iban a cambiar y que Casillas recuperaría el sitio que nunca debió perder, pero no fue así. El tecnico italiano decidió algo poco usual en equipos de primer nivel; la rotación de ambos guardametas. Diego López jugaría el campeonato de Liga, mientras que Iker Casillas sería el guardameta en Champions League y Copa del Rey. Es cierto que el ser el portero titular en Europa te otorga el placer de poder disputar los encuentros más importantes de la temporada, pero en cuanto a número de partidos, la cifra queda muy lejos de lo que esperaba Casillas a principio de temporada. Si el Real Madrid llegase a la final de ambas competiciones, cosa que está por ver, Iker disputaría un máximo de 22 encuentros, casi la mitad de los 38 que disputará Diego López en liga. Ancelotti ha sido muy claro en este aspecto y la rotación se mantendrá salvo que alguno de los dos baje mucho su nivel.

Es por ello que Casillas debe buscar una salida rumbo a un club que le asegure la titularidad al que es uno de los mejores porteros de Europa, cosa que ha demostrado en los encuentros que ha disputado hasta la fecha en Champions League, donde ha realizado paradas que han recordado al Iker de toda la vida, al que ha sido el mejor portero del mundo en los últimos años y que tantos títulos ha dado al Real Madrid y a la Selección española. Todo se agrava con el Mundial a la vuelta de la esquina y para el que parece que Víctor Valdés está ganando muchos enteros para ser el titular con España, principalmente por dos razones: su gran estado de forma, probablemente el mejor portero de Europa en la actualidad y la suplencia de Casillas en el Real Madrid. Iker era el titular indiscutible para Del Bosque hasta hace unos meses, pero esa tendencia parece que está cambiando.

Con esto no estoy diciendo que Casillas deba tirar la toalla e irse, pero parece poco probable que Diego López vaya a bajar drásticamente su rendimiento, ya que es un guardameta de totales garantías para el Real Madrid. Mientras Diego siga rindiendo, a Casillas le tocará ver los partidos de Liga desde el banquillo, independientemente de como entrene y como juegue cuando le toque, y eso es una losa para un guardameta que sería titular en el 99% de los equipos grandes de Europa.

Casillas debe hacer la maleta e irse a un club que le asegure la titularidad, titularidad que se ha ganado a lo largo de estos años con su rendimiento. Titularidad que sigue demostrando que merece, cuando cada dos semanas se pone bajo palos y demuestra al mundo que sigue ahí, que no se ha ido. Iker Casillas para recuperar la alegría y la ilusión por el fútbol debe salir del equipo de su vida, del equipo que le vio crecer. Casillas debe abandonar el Real Madrid y probar suerte en otra liga. Y cuanto antes, mejor.

CASILLAS v DIEGO LÓPEZ (TEMPORADA 2013/2014)

4 PARTIDOS DISPUTADOS
14
284 MINUTOS JUGADOS
1246
3 GOLES ENCAJADOS
18


Artículos relacionados