thumbnail Hola,

Cristiano Ronaldo, el Balón de Oro lleva tu nombre

El rendimiento y los números del portugués sólo pueden desembocar en que vuelva a ganar el galardón individual más prestigioso del mundo y acabe con la hegemonía de Lionel Messi

El Santiago Bernabéu es uno de los estadios más críticos de primera división. Incondicional de los suyos pero implacable si no le gusta el fútbol que hace el Real Madrid. Ayer los blancos fueron unánimes con su hombre. Ovación cerrada y un nombre que resonaba como un clamor en las gradas. Cristiano Ronaldo volvió a agrandar su leyenda y los madridistas tienen claro quién es su Balón de Oro.

Como todos los años, el astro portugués empezó al 50% de su rendimiento y no fue capaz de marcar su primer tanto hasta la tercera jornada de Liga ante el Athletic de Bilbao e Isco había tirado del carro hasta entonces. Ahí empezó a despertarse el gigante dormido, que hizo gol en todos los partidos desde entonces a excepción de los enfrentamientos contra Atlético de Madrid y Barcelona. Ahí, sin los goles del “7”, el Madrid mordió el polvo.

Su crecimiento ha seguido jornada tras jornada hasta enlazar 16 goles e incluso se ha entretenido en asistir a sus compañeros en hasta tres ocasiones. Las críticas de Joseph Blatter le han enfurecido aún más y en su mente cada día más asentada al fútbol y su ciudad sólo piensa en que este sea su año. Desde que el presidente de la FIFA escenificará su parodia de guiñol, Cristiano ha jugado cuatro partidos y ha marcado, perdónenme que casi me da la risa, nueve goles ante rivales como el Sevilla, la Juventus y la Real Sociedad.

El portugués ha olvidado sus complejos y, sin Casillas en el terreno de juego y desconectado entre polémicas de espionaje estadounidense, se ha erigido como el gran líder del vestuario. Tira del carro, el de Madeira ya no se esconde en las grandes citas, se deja el alma  ante todos los rivales y casi siempre es diferencial, ya sea con un gol, un eslalon, una asistencia o metiendo el canguelo a un defensa con su siempre presencia en la frontal del área.

El año pasado ya acabó como un tiro y en el año 2013 acumula la friolera de 62 goles. Es un líder y al contrario que en otros años en los que llegó a remar sólo, ahora es el timonel de un ataque de ensueño que forma junto a Gareth Bale y Karim Benzemá, su mejor socio. Los socios pueden ser la clave para que el mejor Cristiano Ronaldo esté aún por llegar. Siempre se ha dicho que Lionel Messi brillaba con la ayuda de Xavi e Iniesta, por lo que imagínense lo que podría dar de sí el nuevo tridente merengue.

Es un año especial en su carrera. Acaba de renovar con el Madrid y quiere ser el estandarte para la reconstrucción blanca, la décimca est maldita y resuena en su cabeza como un objetivo a batir. Encima, este verano hay Mundial y se la jugará a una carta en la repesca. Todo su país espera que su ídolo sea la clave para superar la eliminatoria y estar en Brasil, donde podría ser el último gran tornero que el luso juegue en planitud.

Mientras que el astro argentino vive momentos de incertidumbre tras su lesión y la crisis de identidad futbolística del Barcelona. Cristiano se hace más y más fuerte, sus goles y su fútbol lo siguen haciendo crecer y en torno a él construyen una base resistente para que su candidatura al prestigioso galardón rompa la hegemonía de Messi o sorprenda el momento de forma del mejor Franck Ribery que se recuerda.

Relacionados