thumbnail Hola,

Pese a salir de una larga lesión y no haber gozado de una pretemporada normal, el zaguero francés ya se ha convertido en el defensa más en forma del Real Madrid

Carlo Ancelotti tiene un problema después de encontrarse, casi sin quererlo, con una solución. Y es que, el regreso de Raphael Varane supone una gran noticia para el Real Madrid, aunque tiene sus matices, algunos de los cuales no dejan en buen lugar a ciertos futbolistas del equipo blanco.

Varane se lesionó un once de mayo y tardó más de cuatro meses en volver a los terrenos de juego. Lo hizo el miércoles dos de octubre ante el Cophenague, en partido correspondiente a la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions League. Más de cien días en el dique seco que no le impidieron demostrar, en su regreso, el enorme potencial que atesora.

El zaguero francés se mostró sólido y solvente, recordando virtudes que lo convirtieron en la revelación de la temporada pasada. A finales de la misma semana, y ante el Levante, Varane firmó un excelente partido, convirtiéndose, de hecho, en el mejor defensor del equipo en el Ciudad de Valencia. Incluso se permitió el lujo de participar en el gol que supuso el 2-2 con un pase medido desde la zona de tres cuartos para Álvaro Morata, que no perdonó.

Con muy pocos minutos en sus piernas y tras un verano difícil, Varane se ha ganado la titularidad, situación que obliga a Carlo Ancelotti a elegir entre Pepe y Sergio Ramos, dos de los pesos pesados del vestuario. Uno de ellos tendrá que ir al banquillo. Sería difícil de entender que el entrenador italiano siguiera apostando por la misma pareja de centrales sabiendo el pésimo nivel en el que se encuentran y viendo, además, que Varane viene pisando fuerte.

La elección, sea cual sea, contará con una carga negativa que Ancelotti deberá soportar durante semanas. Si sienta a Sergio Ramos, se levantará una campaña mediática parecida a la que existe con Iker Casillas. Si sienta a Pepe, el portugués podría actuar con la misma falta de profesionalidad que tuvo en la etapa de Mourinho, poniendo malas caras y dejando alguna incendiaria declaración ante los medios de comunicación.

Pese a todo, Ancelotti debe mirar por el bien del equipo y darle la titularidad a Varane en los próximos encuentros, especialmente contra Juventus y Barcelona, dos choques en los que el Real Madrid se juega media temporada. Pepe y Ramos han tenido dos meses para hacerlo bien y no lo han conseguido. Es hora de cambiar.


Relacionados