thumbnail Hola,

Luka Modric e Isco Alarcón le enseñan a Mesut Ozil el camino

El croata dejó toda una exhibición en el Bernabéu ante el Athletic, con el malagueño desmarcándose con dos goles. El ‘10’ no jugó ni un minuto. A Carletto no le tembló el pulso

Ganó el Real Madrid a un Athletic con pundonor pero sin malicia, en lo que fue su partido más completo en lo que va del curso (3-1). Así mismo lo reconoció incluso Carlo Ancelotti, que siempre dice esperar más y más de sus jugadores. Es lógico. Con estos futbolistas, el frasco de las esencias debe dar mucho más de sí. Pero no es menos cierto que la fragancia que dejó este domingo el equipo blanco no se parecía en nada al agridulce sabor que rezumaron las dos anteriores jornadas del campeonato.

En buena medida, por el buen hacer de los mediocampistas del Real Madrid. De Ronaldo, el matador, porque además de su debut goleador fue el que en un momento en el que estaban todos dormidos decidió echarse al equipo a la espalda. Pero sobre todo, de Luka Modric e Isco Alarcón. El croata en particular estuvo imperial ante el Athletic. Por su claridad en ataque, por su raza en defensa, y por su orden táctico. El Bernabéu le regaló su aplauso. No lo hace con cualquiera. Se está ganando ser un ídolo poco a poco desde esa posición de mediocentro. Khedira puede aportar equilibrio, pero un Modric de este palo aporta de todo. Y todo bueno.

Isco por su parte volvió a destacar por encima de la media. “Juega como si llevara toda la vida en el Real Madrid”, destacaba Ancelotti en la rueda de prensa posterior. Y dio en el clavo. Se mueve como el faro que guía al equipo blanco en ataque, sin importarle la plaza, la historia del escudo, o el peso de la camiseta. Como si estuviera por las calles de Arroyo de la Miel. Marcó dos goles, pero su partido hubiera sido igualmente notable sin esos dos tantos en su haber.

Los dos le dieron una lección a Mesut Ozil. De aptitud y de actitud. El germano va sobrado de lo primero, pero no tanto de lo segundo. Carlo Ancelotti, que se está antojando como un técnico con una personalidad inquebrantable, no le concedió ni un solo minuto ante el Athletic. “Di María venía sobrado de energía para darle al equipo y por eso fue el que salió de titular”, replicó el técnico en sala de prensa, para poco después dejar indirectamente la clave de lo que se puede esperar del ‘10’ blanco. “El público aplaudió a Di María por su sacrificio físico, y creo que eso es lo que se le pide también a Benzema”. El francés estuvo muy bien ante el Athletic. Pero le pierde esa indolencia que siempre termina apareciendo. Y Ozil no debería seguir precisamente el camino del ‘9’, sino más bien, el que le están marcando tanto el ‘19’ como el ‘23’.




Artículos relacionados