thumbnail Hola,

El delantero brasileño rápidamente ha dejado buenas sensaciones mitigando la angustia que dejaba en las temporadas pasadas las ausencias del argentino

Parece que a Neymar no le ha costado adaptarse rápidamente a su nuevo equipo y forma de juego. El brasileño aprovechó la pretemporada para anotar dos goles y de paso dejar claro que si Messino está, se puede contar con él. Así sucedió ante Malasia cuando el rosarino, con una sobrecarga en la pierna izquierda, tuvo que ser descartado de los planes del ‘Tata’ Martino.

Por primera vez en mucho tiempo, los fanáticos del fútbol no se llenaron de angustia, además de ser un encuentro amistoso, Neymar ya había demostrado ante Thailandia que el Barcelona le sentaba bien y que podía hacer goles también. El 11 blaugrana dijo sentirse cómodo jugando con Pedro, pero a esto hay que añadirle que además del canario, que vuelve a encontrarse con el gol, también está Alexis que desde finales de la temporada pasada ya mostraba haber recuperado la confianza y hoy se perfila como el mejor acompañante de Messi y Neymar, según las estadísticas.

Todo esto no quiere decir que el Barça ya puede prescindir de Leo, porque Messi es mucho Messi y tiene un gran peso en el equipo, tanto anímica como tácticamente, pero hoy, el fichaje estrella del fútbol español, está dispuesto no sólo a aprender del mejor del mundo, sino también a ayudarle para que toda la responsabilidad no siga recayendo en él.

La pobre pretemporada de los culés, en comparación del eterno rival, ha sacado a la luz por qué Neymar tenía que llegar al conjunto catalán. Más allá de las ganancias económicas que el mediático brasileño traerá al Club, la tranquilidad que deja en el terreno de juego con su presencia y la ausencia de Messi, ayuda mucho al aficionado y también al equipo, ni qué decir de Martino.

La primera prueba será este domingo cuando los culés arranquen la temporada 2013-14 recibiendo al Levante en el Camp Nou. Los valencianos nunca han sido un equipo fácil para los culés, así que serán una buena medida para analizar la realidad del Barça. Las sensaciones dentro del vestuario son buenas y la motivación está a tope, tal vez más que la temporada pasada. Messi podría volver a jugar al superar las molestias musculares y si no, Neymar sacará pecho por sus nuevos colores.

Artículos relacionados