thumbnail Hola,

La Rojita, ya sin margen de error. Sobre el papel, por plantel y experiencia, tiene opciones para pasar, con Jesé y Deulofeu como estandartes. Ahora debe hacerlas valer

Llegó el momento de la verdad para España Sub-20. Quedaron encuadrados en el ‘Grupo de la muerte’, junto con Francia, Ghana y Estados Unidos, saliendo más que victoriosos del trago: tres victorias consecutivas. Sin embargo, el sorteo y la organización de este Mundial les ha deparado otra desagradable sorpresa más: México en los octavos de final, una de las selecciones a priori más fuertes de todo el campeonato, con ‘Tecatito’ como buque insignia, que pudo clasificarse como tercera de su grupo gracias únicamente a una última goleada in extremis sobre Mali.

Sea como fuere, este martes el cuadro azteca estará enfrente de los chicos de Julen Lopetegui, en lo que es una eliminatoria más propia de rondas más avanzadas. Un partido donde ya no hay opción de rectificar. Una lástima que una de las dos tenga que irse tan ‘pronto’ de Turquía. En principio, España parece tener un equipo más hecho, más compacto, más maduro, pero nadie debería fiarse. Hasta el momento, La Rojita se ha mostrado brillante, y ahora toca ser, además, efectiva, fiable, segura, contundente. La potencia, sin control, no sirve de nada. Y España tiene un potencial descomunal, que ahora debe demostrar tener dominado, cuando ha desaparecido la red de seguridad bajo sus pies.

Afortunadamente para los intereses del combinado nacional, este plantel está en cierta manera acostumbrado a esta presión en el fútbol. Lo demostraron el verano pasado en el Europeo Sub-19, donde fueron campeones. Y hay jugadores instalados en la élite del balompié español e internacional: ahí está Suso, en el Liverpool, Denis Suárez, en el Manchester City, Oliver Torres, Saúl y Manquillo, en el Atlético, y sobre todo, el madridista Jesé Rodríguez y el barcelonista Gerard Deulofeu. Entre los dos han brindado seis goles y tres asistencias en estas tres primeras jornadas, nada menos. Si en España hay cierta zozobra por el rival que ha tocado en suerte en estos octavos de final, más debe haberla seguro en México.

Artículos relacionados