thumbnail Hola,

Los jugadores transferibles para el vigente campeón pueden ser vitales para otros proyectos en Primera División

El mes de julio llegará este año como un halo de luz para los equipos de la Liga BBVA que buscan reforzarse con las gangas del mercado. La finalización de contratos el 30 de junio y los clubes con excedentes que tratan de acomodar sus plantillas antes de empezar la pretemporada, alimentan la esperanza de otros con un presupuesto más ajustado, ansiosos de ir "tapando huecos".

Es el caso del Fútbol Club Barcelona uno de los más evidentes en cuanto a jugadores en la bandeja de salida. Rafinha, Muniesa, Fontás, Afellay o Bojan son sólo ejemplos que, a la baja, buscarán encajar en proyectos atractivos en la élite y que les permitan sumar minutos y consolidarse lejos de casa, lejos del Camp Nou.

El propio Andreu Fontás se convirtió este jueves en el primero en embarcarse en una nueva aventura. Tras el frustrado paso por el Mallorca, que acabó consumando su descenso a la Liga Adelante, el central catalán firmó un contrato de tres años con el Celta de Vigo. En el club gallego, que se ha hecho con sus servicios por un montante en torno al millón de euros, volverá a estar a las órdenes de Luis Enrique, a quien tuvo como técnico en el filial blaugrana.

También el Celta ha sonado en los últimos días como posible destino para Rafinha. El hermano de Thiago Alcántara llegaría a Balaídos para cubrir la baja de Iago Aspas y tanto la buena relación que mantiene Mazinho -su padre- con el conjunto celeste, donde militó varias temporadas, como la presencia de Luis Enrique, podrían convertirse en factores decisivos para las aspiraciones del goleador, pretendido también por la Real Sociedad.

Con Jagoba Arrasate y el reto europeo en el horizonte, el equipo donostiarra buscaría también la incorporación de Marc Muniesa, libre desde el próximo día 30 y flamante campeón del Europeo Sub 21 con la selección española. El canterano blaugrana podría pelear el flanco defensivo izquierdo a Alberto de la Bella y convertirse en un miembro ideal para la rotación de centrales, actualmente asegurado con Iñigo Martínez y Mikel González.

Diferente se antoja el caso de Ibrahim Afellay o Bojan Krkic, consolidados a nivel internacional y con experiencia en Champions League. Schalke 04 y Milan, equipos en los que han jugado la última temporada, se muestran reacios a alcanzar las pretensiones económicas de los futbolistas y éstos quedarían en el limbo en su regreso a Barcelona.

De rebajar sus exigencias salariales, tanto el holandés como el 'Noi de Linyola' podrían encajar en equipos españoles con miras continentales. En cuanto al Barça, pretende vender a Afellay y ceder a Bojan, a quien su juventud le concede el beneficio de la duda, al menos este verano. Turno ahora de llamadas, negociaciones y don de la oportunidad. Las gangas en el mercado no suelen ser eternas...

Relacionados