thumbnail Hola,

Genios como Xavi o Iniesta serán reemplazados en el futuro por los prodigios que en Israel se proclamaron campeones de Europa

Grandes noticias para el fútbol y, probablemente, de las mejores, ya que mientras la atención se centra en estos momentos en la Copa Confederaciones de Brasil, la selección española sub-21, la Rojita, ha robado un día de protagonismo a su superior tomándose la libertad de emularla ganando el campeonato de Europa.

Este hecho evidencia que no sólo los veteranos del fútbol español se encuentran en un gran momento que, más pronto que tarde, puede acabarse en cualquier momento, sino que en España el talento futbolístico ha llegado desde la profundo de sus raíces y que, además, esto continúa sucediendo.

Esta gran victoria no garantiza títulos, pero si competencia y competitividad para el futuro del fútbol español, sobre todo no gracias a la victoria, sino a la forma en la que se ha logrado, con un juego brillante, fiel al estilo querido por todos y siempre de forma totalmente deportiva y noble.

A pesar de que el trabajo en equipo y el grupo son el sello de identidad de este estilo de juego característico de la Roja yla Rojita, es cierto que igualmente es inevitable no destacar algunos nombres propios que han destacado entre los demás.



De entre estos nombres destacados también hay uno que sobresale por encima de los demás, una cabeza visible que se ha convertido en la abanderada de esta Rojita, y ese es Isco, joven jugador del Málaga que se ha convertido en el mejor futbolista del equipo y del torneo.

Inmerso en todos los rumores de mercado, todo apunta a que Isco cambiará de aires este mercado de verano, aunque hay algo que es seguro, que su fútbol seguirá brillando en la selección española, tanto en las categorías inferiores como en cualquier reto que le presente la absoluta, ya que está hecho de la misma pasta que los Casillas, Xavi o Iniesta que han hecho tan felices al equipo español.

Probablemente, el segundo destacado también deba ser Thiago Alcántara, joven jugador del FC Barcelona que parece tener dudas en el club catalán, o el club catalán con él, pero lo cierto es que cuando se enfunda la elástica de la selección agarra también la vara de mando y se siente protagonista organizando al equipo, tal como hacía su padre. Tres goles en la final avalan el trabajo realizado durante todo el torneo.




Si Thiago e Isco fueron los dos grandes protagonistas, tampoco podemos olvidarnos de hombres como Morata, que pide a gritos más minutos en el Real Madrid, encontrándose en una situación similar a la de Thiago. De Gea, Bartra o Illarramendi tampoco nos privaron de su gran talento y se reivindican todavía más como presentes cracks de futuro.

Con este equipo, estos futbolistas y una escuela de fútbol de estilo y valores, España no debe preocuparse por el futuro de su Roja campeona de Europa y del mundo, porque detrás llegan pisando fuerte otros tantos jóvenes con ganas de comerse el mundo.

Artículos relacionados