thumbnail Hola,

El Real Madrid cumple quince días sin un entrenador, lo que hacía quince años que no sucedía. Parte del madridismo está alborotado, pese a la relevancia capital de esta decisión

El madridismo se impacienta con el presidente Florentino Pérez. Hace cuatro semanas que se anunció la marcha de José Mourinho del Real Madrid. Éste ha sido ya presentado como nuevo entrenador del Chelsea, que incluso ha cerrado sus primeros fichajes. Y mientras tanto, en el equipo blanco el banquillo sigue tan vacío como un mes atrás. Ni siquiera el amago de proceso electoral sirvió para que el presidente concurriera con un entrenador o un fichaje de la mano. Sólo con Zinedine Zidane, al que además presentó como director deportivo y ya va por ayudante de entrenador, en un vaivén un tanto estrambótico de puestos sin confirmar y rumores sonda.

Lo que ha terminado de dejar una sensación de desamparo, abandono o extravío para con el proyecto deportivo merengue. Y en consecuencia, unas primeras críticas, aunque tímidas aún, hacia el presidente por parte de núcleos madridistas hasta de los más fieles, sustentadas en que se alcanza una quincena sin entrenador sobre el papel. Lo que no había pasado nunca en el Real Madrid desde 1998, hace justo quince años.

Sin embargo, mal haría el madridismo en dejarse llevar por las prisas. En embriagarse por los fichajes y las presentaciones del resto de clubes sin analizar profundamente las necesidades y los plazos del suyo propio. Arsene Wenger decía hace no mucho del Real Madrid que “celebra más los fichajes que los títulos”, y no desentonó lo más mínimo. El equipo blanco a día de hoy apenas necesita algunos retoques, y queda un mes por delante hasta el inicio de la pretemporada. Que son dos hasta el primer partido oficial. Mucho tiempo aún como para preocuparse por estos primeros quince días sin entrenador, pero también sin fútbol. Apenas lo que dura un parón liguero por los compromisos de las selecciones.

Máxime cuando Carlo Ancelotti está ya en el quicio de la puerta de salida del Paris Saint-Germain, esperando apenas a que Al-Khelaifi le dé un empujón para traspasarla. Que parece será más pronto que tarde además. Calma, calma, que diría Cristiano Ronaldo. Si no se pueden hacer las cosas rápido y bien, es prioritario hacerlas bien, aunque no sea rápido. Más vale un Ancelotti, que era la primera opción, aunque aún esté volando, que tener a un López Caro cualquiera ya en mano, que puede que ni llegara a superar la condición de interino.

Artículos relacionados