thumbnail Hola,

El centrocampista catalán es el puente entre los veteranos blaugranas y la nueva generación de futbolistas que deben continuar con la filosofía

Hay quienes se resisten a ver a jugadores como Eric Abidal y David Villa fuera del equipo, porque ambos han formado parte del mejor Barcelonade la historia y el cambio es algo que la mayoría de los seres humanos nos resistimos a aceptar, pero que no se puede evitar. Sin duda todos quisiéramos ver a unos Messi, Iniesta, Puyol, Xavi y compañía eternos, pero será imposible y los ciclos de los jugadores acabarán, pero la intención y la importancia es que el ciclo del Barcelona no llegue a su fin.

Las altas y bajas del equipo, los cambios, se dan en torno a Xavi Hernández. No porque él decida quien llega o quien se va, sino porque él, como el máximo constructor de fútbol del equipo es el encargado principal de que este Barça continúe aún cuando él ya no éste. Empapar de la filosofía culé y un estilo de juego único a los nuevos fichajes es primordial y Xavi lo domina de la A a la Z, por eso el segundo capitán azulgrana es tan importante, no sólo por lo que hace en el centro del campo, sino por la responsabilidad que tiene dentro del Club.

Su salida del Barça se intentará alargar lo más posible, como una goma a la que se puede estirar lentamente para no forzarla y no romperla. Su sueño, llegar a la Copa del Mundo de Brasil 2014, el sueño de la afición, verlo como director técnico del equipo catalán en un futuro. Pero hoy lo que toca, es ir haciendo que las nuevas generaciones que llegan al Club como Neymar y el futuro central, aprendan lo que es el Barcelona dentro y fuera del terreno de juego. Xavi no lo hará solo, el equipo en conjunto tiene la obligación de transmitir la filosofía, pero el de Terrassa como símbolo del fair play es el más indicado para guiar.

Los más veteranos deberán salir del equipo, como el caso de David Villa, que por su edad y un rendimiento que no ha logrado satisfacer al 100% las necesidades del Club, se ha decidido que es el mejor momento para darle salida y hacer caja con él. Esto no sucederá con Xavi, porque es uno de los grandes promotores y símbolos de La Masia, por ellos las bajas podrán tocar a varios, pero no a él, tampoco a Puyol y difícilmente a Messi, a menos que el argentino quiera marcharse rumbo a Argentina para terminar su carrera profesional en su país.

La próxima temporada se verá un nuevo Barça, la competitividad así lo exige, será más rápido, más vertical y se verá finalmente el proyecto de Tito Vilanova, uno que apenas ha dado destellos batiendo récords, pero que promete mucho más.

Artículos relacionados