thumbnail Hola,

El conjunto hispalense ya se ha desprendido de su estandarte Jesús Navas y no se descartan otras salidas que bajen notablemente el nivel del equipo

El nuevo proyecto del Sevilla para la temporada 2013/2014 es una de los que más incertidumbre generan en la liga española. Los de Nervión ya han tenido que vender a su gran estrella Jesús Navas al Manchester City para paliar sus deudas y no se descarta que otros grandes nombres de  la plantilla como Álvaro Negredo, Ivan Rakitic o Geoffrey Kondogbia puedan abandonar el club dejando un conjunto totalmente desmantelado.

Ahora mismo, en las oficinas del Sánchez Pizjuán no saben ni siquiera si podrán jugar la Europa League el próximo año. Antes de ayer, el TAS confirmaba que el Málaga tendrá que cumplir una sanción de un año sin jugar Europa, algo que acercaba a los blanquirojos a la segunda competición continental pero siempre con el permiso del Rayo Vallecano. Los madrileños deberían beneficiarse de la baja del conjunto malacitano en la extinta copa de la Uefa pero el estamento de gobierno del fútbol europeo les denegó la licencia por encontrarse en un proceso concursal, situación que van a recurrir por tercera vez y de la que esperan obtener una respuesta positiva.

En Nervión son optimistas y se ven cerca de entrar por la vía administrativa en la competición que ya ganaron en  2006 y 2007, ya que esperan que el equipo vallecano se quede fuera como ya le ocurrió en 2010 al Mallorca por la misma circunstancia. Esa misma incertidumbre se extrapola también al apartado de altas y bajas.

A ningún apasionado del deporte rey se le escapa que el Sevilla tiene jugadores más que interesantes en su escaparate que seducen a los grandes clubes del continente. El presidente sevillista, José María Del Nido anunciaba que tras la venta de Jesús Navas al Manchester City por algo más de 20 millones de euros, las cuentas del club quedaban bastante aliviadas y la necesidad de vender desaparecía. No obstante, el gestor  no descartaba que saliera algún futbolista más si llegaba una oferta “fuera de mercado”. Esa aclaración abría la puerta de salida a otros de los jugadores top del club.

Álvaro Negredo parece centrar ahora mismo todos los rumores debido al interés del Atlético de Madrid por hacerse con sus servicios de para cubrir el hueco que ha dejado en la delantera Radamel Falcao. De acuerdo con las palabras del presidente nervionense, el conjunto “colchonero” tendrá que rascarse el bolsillo para hacerse con el vallecano, aunque la intención del jugador podría ser fundamental en las negociaciones. El otro gran señalado para dejar el club es Geoffrey Kondogbia, al que muchos sitúan como uno de los fichajes que engrosaría el nuevo proyecto que está  iniciando Florentino Pérez en el Real Madrid.

Otros jugadores como Federico Fazio e Ivan Rakitic también han levantado interés en el mercado y no es descartable que tuvieran que hacer las maletas, aunque sería una auténtica locura que el club se desprendiera de estos cuatro hombres. En su caso, el centrocampista croata no oculta que quiere quedarse pero establece sus condiciones, y es que espera que los pesos pesados del equipo también se queden o en su defecto vengan jugadores que los sustituyan con garantías.

Unai Emery no cuenta con jugadores como Manu Del Moral, Javi Varas, Hervás, Babá Diawara o Stevanovic que ya saben que tendrá que buscar una salida, que en algunos casos será una cesión y en otros se espera que pueda ser un traspaso. Hasta ahora, el Sevilla sólo ha incorporado a Beto, sobre al que ha ejercido la opción de compra y no se espera ninguna incorporación más en las próximas horas, quizás porque se espera aligerar primero el vestuario y recibir la confirmación de que podrán jugar la Europa League.

En cualquier caso, los dirigentes hispalenses ya han anunciado que harán un proyecto a largo plazo y “desde la humildad” para recuperar la gloria perdida con la mala gestión de los últimos veranos. Fichajes como el de Arouna Koné, Javier Chevantón o Lautaro Acosta han empobrecido las arcas sin dejar ni rendimiento futbolístico ni dinero.

Con tantos frentes abiertos, las pretensiones del Sevilla para el próximo año son una incógnita. Monchi, director deportivo, tiene una prueba de fuego para demostrar su valía y reconstruir el equipo de sus propias cenizas, a no ser que quiera verse peleando por la permanencia con un equipo que hace tan solo unos años tocó la mayor de las glorias del fútbol español y europeo pero que no ha sabido regenerarse.

Artículos relacionados