thumbnail Hola,

La lesión de Casillas, inactivo durante 153 días hasta el amistoso ante Haití, tendría que llevar al portero del Barcelona, clave en el camino al Mundial 2014, al once inicial

Por primera vez desde la Copa del Mundo de Corea y Japón en 2002, existen dudas sobre quién será el portero de la selección española en una gran cita veraniega. La lesión de Iker Casillas, insustituible en condiciones normales, abre la puerta para que otro fenomenal guardameta, Víctor Valdés, tome la alternativa. Si Vicente Del Bosque tiene la justa dosis de personalidad, la decisión es palmaria a favor del azulgrana.

- Valdés está (por lo menos) a la altura de Casillas:


Como portero, Víctor Valdés no tiene nada que envidiar a Iker Casillas. Asumiendo que la impronta del jugador blanco en los éxitos del Madrid y de España ha sido trascendente siempre, su homólogo del Barcelona no se queda atrás bajo los palos. Técnicamente, Valdés es un portero de reflejos felinos, imponente en el mano a mano y mejor por alto y con los pies que Casillas.

Si hay algo que ha hecho a Casillas emerger por encima de los mortales, es su mística en los momentos especiales. El arquero del Real Madrid ha sido decisivo en la final de la Champions League, de la Copa del Mundo y se ha subrayado prácticamente en todas las tandas de penaltis que ha disputado. También Víctor Valdés se crece en los momentos que separan a los muy buenos de los elegidos. Ha sido clave en todas las Copas de Europa que ha ganado el Barcelona, salvando al equipo en los momentos de zozobra. Con la selección, el precedente inmediato avala la candidatura del portero del Barcelona. Su superlativa actuación en París, en la que salvó dos balones imposibles, acerca a España a Brasil 2014.

- Sin competir desde el 23 de enero:

A excepción de los bolos ante Haití e Irlanda, Iker Casillas no se ha puesto debajo de unos palos en un partido desde que se lesionó el 23 de enero en el encuentro de Copa del Rey ante el Valencia. Apto para jugar desde mediados de marzo, Mourinho, en parte por la fenomenal irrupción de Diego López, y seguro que también influenciado por las cuitas personales entre ambos, decidió no restituir a Casillas. Mientras, Víctor Valdés ha seguido jugando con regularidad y solvencia durante el barbecho del portero de Móstoles.

- Higiene para Casillas…

En los últimos meses, alentada por Mourinho, ha prendido la llama de que Casillas manda más que cualquiera en el vestuario del Real Madrid. La realidad, al menos la que todos conocemos, es que el portero español no ha tenido problemas con ningún entrenador más a lo largo de su brillante carrera. No obstante, hasta para Casillas, tótem junto a Xavi Hernández de la Selección, sería higiénico no ser titular en la Copa Confederaciones. Si un portero que lleva más de ciento cincuenta días sin competir es titular por delante de otro tan bueno como Valdés, se alimentaría la teoría sobre el caciquismo de Casillas dentro del combinado nacional.

- … y Del Bosque:

La decisión de priorizar a Casillas por delante de Valdés dejaría retratado a Del Bosque ante la rutilante ascendencia de una de las vacas sagradas. Pese a que la trayectoria del portero blanco no se pueda borrar, es de justicia que Valdés juegue en este momento. El arquero catalán no tiene ninguna culpa ni de la lesión de Casillas, ni de sus problemas con Mourinho. Siempre las circunstancias entran en juego cuando se habla de la portería. Hay que estar en el lugar y momento indicado. Que se lo pregunten a Diego López, o al propio Casillas en el inicio de su carrera. Ese momento y ese lugar corresponden ahora a Víctor Valdés, que debe ser titular en la Copa Confederaciones.

Artículos relacionados