thumbnail Hola,
Casillas y Ramos, los dos activos capitanes del Real Madrid

Con Casillas y Ramos como capitanes, el Real Madrid no echó tanto de menos a Raúl

Casillas y Ramos, los dos activos capitanes del Real Madrid

Getty Images

El mítico 7 podría volver a jugar en el Santiago Bernabéu con el Al Sadd. Su sombra parecía que sería más alargada cuando dejó el club blanco, pero los hoy capitanes han respondido

El Real Madrid estudia invitar al Al Sadd para disputar el Trofeo Bernabéu este mismo verano. El salvoconducto para poder organizar un homenaje a Raúl González como se merece, aunque sea tres años después de su marcha. A su despedida en el verano de 2010, aunque emotiva y plena de detalles en un Palco de Honor reluciente para semejante evento, le faltó un detalle muy importante: la afición. Pues apenas unos centenares de aficionados pudieron acudir al Santiago Bernabéu aquel lunes 26 de julio de 2009 a las 13:00, en pleno verano madrileño, asfixiante donde los haya, y horario de oficina.

Han pasado mil días desde entonces, y no hay ni un solo partido en el coliseo blanco al que no acuda un aficionado ataviado con su camiseta del Real Madrid, con el ‘7’ de Raúl a la espalda. Y seguro que seguirá siendo así por muchos años más. Icono del club blanco, se merece una despedida al lado de sus hinchas. Y éstos a su vez, agradecerán seguro también que les brinden la oportunidad de ver jugar una última vez al delantero de San Cristóbal en el Santiago Bernabéu.

El madridismo siempre le guardará un rincón en su corazón, aunque no lo tenga ya en el terreno de juego. Ahí los Cristiano Ronaldo, Gonzalo Higuaín y Karim Benzema le han suplido bastante bien en este trienio. Ya los últimos tiempos no podía seguir el mismo ritmo de sus compañeros de equipo, dicho sea de paso. Y de igual manera, lo cierto es que en el vestuario también los ha habido que han llenado el vacío que dejó Raúl como capitán merengue. Cuya sombra parecía que sería más alargada de lo que en realidad ha sido, merced a la labor de un Iker Casillas y un Sergio Ramos entregados a la causa madridista desde los galones y la responsabilidad que conlleva ese brazalete con el escudo del Real Madrid.

Raúl abandonó el club blanco tras dieciocho años en la entidad, dieciséis de los cuales fueron en el primer equipo. Y Sergio Ramos acumula ya ocho campañas, nada menos. Pero es que Iker Casillas lleva hoy catorce temporadas completas en el Real Madrid, que son veintitrés si se añade todo el tiempo que estuvo en las categorías inferiores de la entidad de Concha Espina. Tiempo suficiente como para conocer profundamente el club de cabo a rabo, para saber ambos cómo respira la entidad, qué necesita el equipo, y cómo comportarse en cada situación. Cumpliendo así sobradamente con su rol, incluso pese a las muchas dificultades que ha entrañado una última época convulsa como ninguna.

Casillas compartió además vestuario con capitanes y símbolos madridistas como Manolo Sanchís, Fernando Hierro o el propio Raúl González. El peso de la capitanía no le era algo ajeno siquiera. Así, nadie en este último trienio desde que abandonara el ‘7’ la nave blanca podrá decirle al cancerbero que haya manchado la imagen del Real Madrid, que se haya comportado de forma irresponsable para con el club y el equipo, que haya pisoteado –o que haya dejado pisotear- los valores de los que tanto se vanagloria la entidad, o que haya pensado primero en sí mismo por delante del bien del resto del grupo. Al contrario, en una etapa donde ha sido el blanco de mil críticas, sin participar siquiera sobre el césped, ha dado la callada por respuesta y se ha limitado a poner la otra mejilla sin pertubar más de lo necesario el ambiente en la Casa Blanca, ha representado al club allá donde ha sido requerido, y ha sido el primero en acatar las decisiones de directiva y cuerpo técnico.

No todos pueden presumir de lo mismo dentro de ese club, haciendo un balance de estos últimos tres años. Seguro que el propio Raúl, aun viéndolo desde Qatar, daría su aprobación a Casillas, su heredero como capitán del Real Madrid, y quizás rival este próximo agosto en el Trofeo Bernabéu.

Artículos relacionados