thumbnail Hola,

La marcha del entrenador del Real Madrid puede beneficiar al equipo blanco pero dar un dolor de cabeza al conjunto de Tito Vilanova

Vuelve la paz al fútbol español, después de que la noche de ayer, el presidente Florentino Pérez avisara que José Mourinho se marchará a partir del 30 de junio. Los ataques verbales por parte del técnico y la agresividad instruida al vestuario merengue, ya no se verán más, porque si algo ha aprendido el directivo madrileño es que declarar la guerra no lo llevará muy lejos, sino todo lo contrario.

Sería fácil creer que sin Mourinho, el Real Madrid se puede caer, pero será al revés, porque el conjunto merengue cuenta con grandes jugadores, que no lucían bajo Mou al 100%, pero que lo harán seguramente con el nuevo entrenador que llegue a la Casa Blanca. La marcha del entrenador no beneficia al Barcelona, si bien los blancos dirigidos por Mourinho vencieron a los culés esta temporada, gracias a que en varias ocasiones del juego rudo fue el protagonista, las polémicas y los dardos, ahora los madrileños se enfocarán en jugar al fútbol y esa es su arma más letal.

Para Tito Vilanova viene una prueba fuerte, no sólo los fichajes bien pensados por el técnico y Andoni Zubizarreta pueden ser clave, sino que el juego inteligente y las mejoras de las que habló Tito serán lo más importante para enfrentarse al nuevo Real Madrid que está por venir. El Madrid ya no será un equipo agresivo y temido por jugadores y árbitros, este Real Madrid puede convertirse en un equipo respetado como lo era antes.

José Mourinho no terminó con la hegemonía del Barcelona, apenas tres títulos del luso movieron el suelo de los culés, pero no logró hacerlos bajar del estrado. La premisa de Florentino Pérez no será encontrar un entrenador que termine con el Barça, sino uno que en realidad levante al equipo, aunque el presidente insista en que Mou lo hizo, y limpie la sucia imagen que dejó el de Setúbal. Con buen fútbol en el Real Madrid, entonces sí podrán luchar por romper la hegemonía del conjunto catalán, es la única manera de hacerlo, jugando bien en el terreno de juego.

Pero tal vez el principal beneficiado será el fútbol español y en específico la Selección de España. Las rencillas entre culés y merengues que se dieron gracias a las manipulaciones de Mourinho ya no serán el dolor de cabeza de Vicente del Bosque, Iker Casillas y Xavi Hernández. Las buenas relaciones entre Barcelona y Real Madrid se reanudarán y sólo quedarán las luchas deportivas en el terreno de juego, como debe ser.

Artículos relacionados