thumbnail Hola,

El campeón de Liga volvió a celebrar la noche de ayer el regreso del trofeo a las vitrinas del Camp Nou donde había sido resguardado durante tres temporadas consecutivas

Culminaron los festejos para el Barcelona una vez que la noche de ayer, el añorado trofeo que fue arrebatado la temporada pasada por el eterno rival, volviera al lugar que le pertenece: la vitrina del Camp Nou, y no porque la Liga sea sólo del conjunto culé, pero la hegemonía nadie se la ha truncado en los últimos cinco años y esta temporada el Barça demostro que sigue con hambre de triunfo.

Mejorar, ese es el objetivo de Tito Vilanova de cara a la próxima campaña y aunque se dude de que este equipo tenga muchas cosas que mejorar, sí lo puede y lo debe hacer. El siguiente curso no será fácil, es claro que los rivales le tienen tomada la medida a los azulgranas y han demostrado que un inteligente ataque, como lo hizo Bayern, o un miedoso catenaccio como el del Milan, puede hacer mucho daño al Barcelona, sobre todo si éstos no se encuentran finos de puntería o dejan de chutar, esa es la primera asignatura pendiente.


La siguiente sin duda es armarse una buena defensa, porque no se puede seguir sufriendo a lo largo de la temporada, si bien las lesiones no son algo que siempre se pueda controlar, esta ya es la segunda temporada consecutiva que los blaugranas sufren en la tercera línea y les ha cobrado facturas muy altas. La tercera labor será la planificación de los jugadores. Es verdad que la repentina marcha de Tito Vilanova a Nueva York dejó desprotegido al equipo y por ello se descuidó la manera en que los jugadores debieron ser dosificados para no llegar así tan justos al final de temporada, cuando ya no pudieron hacer frente a las batallas más importantes como la Champions League.

Pero el hambre de victoria continúa y eso es lo más importante, porque ello les hará seguir llegando lejos. Bien decía Javier Mascherano en la zona mixta al término del partido ante el Valladolid, que este equipo parece no resentir los drásticos cambios que se han presentado porque existe una buena base en el grupo y esto hace que persista la continuidad, más allá de la marcha de Pep Guardiola y de las lamentables situaciones que han tenido que vivir Eric Abidal y Tito  Vilanova.

La próxima temporada no será fácil para el equipo catalán, será incluso decisiva para mantenerse en su ciclo victorioso. Un nuevo técnico llegará al Real Madrid y a eso también deberán enfrentarse los culés, que este curso no lograron vencer con Mourinho al frente, pero borrar esa pequeña mancha que han dejado los merengues en los manteles largos de esta Liga, es algo que sin duda ya tiene en mente el Barcelona para la campaña 2013-14.

Artículos relacionados