thumbnail Hola,

El jugador sevillista y el del Atlético están despuntando en sus equipos después de que mucha gente les negara la confianza, ahora además del nombre comparten una historia

El defensa Jorge Andújar “Coke”  y el mediocentro colchonero Jorge Resurección “Koke” están siendo los hombres del momento tanto en Sevilla como en Madrid. Ambos han conseguido ganarse el respeto de  sus aficiones después de sufrir algunas críticas. Desde que llegaran Unai Emery y Diego Simeone, los  dos se han hecho con la titularidad y han convencido incluso a sus más acérrimos  detractores de su valía.

El ex jugador del Rayo Vallecano llegó a Sevilla en el verano de 2011 para ser una de las nuevas piezas en el remozado proyecto que debía dirigir Marcelino García Toral. A pesar de tener ofertas de otros grandes como el Valencia, la dirección deportiva nervionense apostó fuerte por él y le convencieron para que dejase su casa y probara fortuna a las orillas del Guadalquivir.  Su carta de presentación eran varios años magníficos en Vallecas, donde era capitán y pieza clave de un equipo que terminaría ascendiendo, a pesar de su juventud, en Madrid era todo un líder.

El Sevilla suponía el primer gran reto de su carrera. Una inoportuna lesión, le privó de iniciar la temporada como titular, pero con el paso de los encuentros empezó a contar para Marcelino que tenía mucha confianza en él, aunque lo alternaba en el once con Martín Cáceres. La alargada sombra de Daniel Alves, le perseguía, como a todos los laterales diestros que han pasado por el Pizjuán desde que el brasileño se marchara al Barça, y Coke no terminaba de encajar como tampoco lo hacía el técnico asturiano.

Los resultados se torcían y el lateral no había caído en gracia entre la parroquia blanquiroja que lo criticaba domingo tras domingo, un mínimo error suyo suponía que se despertarán los murmullos y los silbidos de la grada. Con la llegada de Míchel y la venta de Cáceres a la Juventus,  poco o nada cambió la situación de nuestro hombre, que incluso terminó la temporada como suplente dejando su sitio a Luna, jugando a banda cambiada, o Cala, que jugaba reconvertido a lateral.

 En el club tenía claro que debían reforzar el flanco derecho de cara a la nueva temporada, Cicinho fue el elegido. El brasileño llegó como un rayo a la capital andaluza y desde el primer momento se hizo con la titularidad, siendo una de las sensaciones de las primeras jornadas de liga, y los directivos incluso pensaron en buscarle una salida. En febrero, el defensor carioca caía lesionado. Y al madrileño le llegaba su ansiada oportunidad.

Sin hacer ruido, el ex del Rayo se hacía insustituible y su juego empezaba a ganar en confianza. Seguridad defensiva y una innata compenetración con Navas eran sus avales para que la afición sevillista empezara a creer en él y diera la razón a Monchi cuando hizo un importante desembolso en contratarle.  El  17 de marzo todo cambió definitivamente, el defensa cuajó un partido excelente en la victoria por 4-0 ante el Zaragoza y redondeó el partido con dos goles. Coke es ahora un jugador fundamental en el esquema de Unai Emery, y una de las claves de la resurrección que ha obrado el técnico vasco con el Sevilla.

Por su parte, Jorge Resurrección "Koke" se ha convertido en un hombre a tener en cuenta en el Atleti del "Cholo" Simeone, donde ha usado las mismas premisas que su tocayo, esfuerzo, trabajo y constancia, para cumplir el sueño de todo canterano colchonero y ganarse un hueco fijo en el once.

El jugador que debutara allá por 2009 a las órdenes de Abel Resino, pasó año y medio a caballo entre el filial y el primer equipo. Poco a poco y con la llegada de Quique Sánchez Flores al banquillo, nuestro protagonista empezó a sumar minuto. En el verano de 2011 llegaba a Madrid Gregorio Manzano, que frenó su progresión ante su particular rechazo a alinear. Cuando llegó Simeone, en diciembre de ese mismo año, él y Mario Suárez fueron los grandes favorecidos con la llegada del técnico argentino y su filosofía de trabajo, en la que el trabajo estaría por encima de los nombres y donde habría una tenaz apuesta por la juventud y la cantera. 

 Ahora, con tan solo 21 años, es indiscutible en la medular del equipo madrileño y uno de los nuevos ídolos del Vicente Calderón, además de ser un fijo en la selección sub 21. Ha pasado con nota el reto de hacer olvidar al brasileño Diego y es fundamental en el once tipo del “Cholo” donde ocupa la mediapunta en la línea de tres formada por Costa y Arda Turan, cuando no está lesionado. No obstante, sus capacidades físicas y técnicas le convierten en un hombre polifacético que puede caer a banda o jugar en el doble pivote sin desentonar. Otra de sus cualidades más destacables son los balones parados. De sus botas salen casi todas las faltas y corners de los colchoneros, algo que le ha ayudado para que actualmente sea el cuarto máximo asistente de la liga BBVA con 11 pases de gol, faceta en la que sólo es superado por Ozil, Messi e Iniesta.

 El pasado domingo, Coke volvió a hacer un auténtico partidazo en el Pizjuán frente al Espanyol, donde por cierto volvió a marcar.  Tal y como ha ocurrido con el lateral sevillista, Koke, casi en silencio, se ha convertido en alguien indispensable para el Atleti y ahora tanto aficionados colchoneros como nervionenses saben que aquí tienen dos grandes futbolistas para muchos años.

Artículos relacionados